Puños fuera: El gran capitán y el mejor Karim

Benzema celebra uno de los goles del Madrid, ayer, en el campo del Espanyol
Benzema celebra uno de los goles del Madrid, ayer, en el campo del Espanyol

El Madrid visitaba Cornellá para medirse a un siempre combativo Espanyol y a los tres minutos ya ganaba gracias a un gol de un soberbio Benzema. Y al cuarto de hora, un servicio de Modric fue cabeceado de manera fulminante a la red por Sergio Ramos, el de siempre, emulando una vez más al mismísimo Santillana. El capitán sigue siendo el gran líder de este Madrid: ordena, manda y marca goles, muchos goles. Es la gran referencia dentro y fuera de los terrenos de juego.

El descubridor

El de Camas tiene una facilidad pasmosa para jugar al fútbol y en diferentes posiciones. Recuerdo que en el Madrid ya lo hizo de lateral derecho, de central e incluso de mediocentro. Y en la selección, el recordado y admirado Luis Aragonés le sacó un rendimiento brutal de «2». Y en esa posición luego fue campeón del mundo en Sudáfrica. Pero también hace goles como churros recordando su infancia, cuando empezó de delantero. Ahí lo vio mi querido Pablo Blanco, un descubridor de talentos del Sevilla, que lo incorporó a sus filas. Eso sí que es tener ojo.

Esto carbura

Sergio es ahora el segundo máximo goleador del equipo, con diez tantos en todas las competiciones, algunos de ellos mejorando al mismísimo creador del «penalti Panenka», lo que demuestra también su gran personalidad. El capitán perfecto en todo. En el descanso tuvo que quedarse en el vestuario tras haber sufrido una durísima entrada de Sergio García. Ramos es insustituible y ayer también encontró la inestimable ayuda de Benzema, que ha asumido el rol de referencia en ataque. Aunque nunca va a igualar los registros de Cristiano, ha sabido dar un paso adelante. Está que se sale. Incluso Bale se sumó a la fiesta tras su lesión. Esto ya carbura.