Ciclismo

Contador, a la espera de un nuevo Fuente De

«Es complicado que cambie mi forma de correr», reconoce, aunque asume que equivocó la táctica en el ascenso a los Lagos

Alberto Contador durante una rueda de prensa ofrecida después de un examen médico
Alberto Contador durante una rueda de prensa ofrecida después de un examen médico

Contador no se plantea modificar su manera de correr aunque tiene el liderato a casi tres minutos y reconoció haberse equivocado de táctica en los Lagos.

Alberto Contador no se plantea modificar su manera de correr. Tiene el liderato a casi tres minutos, pero aunque reconoce que equivocó la táctica en los Lagos -porque él es así y es incapaz de estarse quieto en el pelotón- no se plantea correr de una manera más conservadora. Nunca se ha planteado estar en la carrera para hacer bulto, para aguantar a la espera de que el tiempo perdido no vaya siendo demasiado. Siempre intenta ganar y así va a seguir siendo. Nunca intentará calcular sus fuerzas a través del potenciómetro, como hace Froome. “Para nada. Yo creo que los potenciómetros restan espectáculo a las carreras, hace que todo esté más controlado y que a un corredor que ataque le puedas tener bajo control porque ves los vatios y ves que en veinte minutos va a ir al aire. Pero es complicado que cambie mi forma de correr”, advierte.

Quizá podía haber sido un poco más cauto. A veces quizá soy demasiado impulsivo. Ayer [en los Lagos] me moví cuando habría sido más inteligente permanecer a rueda, pero así soy yo. Es complicado cambiar mi forma de correr. Estamos muy lejos en la general y nuestras opciones de victoria son muy pocas”, asegura.

Las posibilidades que le quedan a Alberto son las de repetir una actuación como la de Fuente De en 2012, un ataque lejano que deje sin respuesta al resto de favoritos. “No sé. Me tengo que sentar a ver el libro tranquilamente y ver qué podemos plantear. Hay que ver muchas situaciones, cómo se manejan otros equipos, si controlan la carrera o dejan todo al equipo Movistar. Quiero disfrutar de la carrera, voy a ir día a día y a ver qué podemos hacer”, asegura. Sin embago, asume que va a tener que buscar para encontrar su día. “Muchas etapas son unipuerto y en ésas pocas opciones tienes de moverte tácticamente”, asegura.

Reconoce el ciclista de Tinkoff, uno de los dos en activo que han ganado las tres grandes -el otro es Vincenzo Nibali- que su cuerpo va mejor día a día después de la caída que sufrió en Puebla de Sanabria. “El cuerpo se va deshinchando Después de una caída siempre retienes más líquidos. Cada día seguiré yendo mejor. Es una pena que haya sido antes de las tres etapas de montaña”, se lamenta. Pero a pesar de todo no se ha planteado el abandano una vez superado el primer día, el del ascenso a La Camperona. “Un abandono en el Tour y un abandono o un mal resultado en la Vuelta, no quiero un final como ése”, dice. “Tengo una Vuelta bonita por delante y estoy ilusionado con el año que viene. Está siendo increíble el cariño que me da el público, disfruto en cada momento y no hubiera sido una buena decisión [marcharse]”.