Lluvia de apelaciones

Eufemiano Fuentes fue condenado a un año de prisión y cuatro de inhabilitación como médico deportivo
Eufemiano Fuentes fue condenado a un año de prisión y cuatro de inhabilitación como médico deportivo

Los 348 folios en los que la magistrada Julia Patricia Santamaría ha «resumido» la sentencia de la «operación Puerto» están siendo estudiados minuciosamente por la Fiscalía de Madrid, por la Agencia Estatal Antidopaje y por los abogados del Estado del Consejo Superior de Deportes. El primer vistazo invita a una lluvia de apelaciones, que no se formalizarán hasta que el texto esté trillado. «No hay que dejar ningún cabo suelto al que puedan agarrarse los abogados defensores», es lo que ha sabido LA RAZÓN.

«Hay argumentos suficientes para recurrir las sentencias y para exigir las bolsas de sangre», arguyen las fuentes consultadas por este periódico. La opinión general es que las penas son muy livianas. Se ha probado que los lugares donde se hacían las transfusiones no eran los adecuados y ponían en serio riesgo la salud de los ciclistas. Éste es motivo más que suficiente para elevar la sanción.

Penas económicas superiores

También se puede leer en el sumario, y como ya salió a relucir durante el juicio, que Eufemiano Fuentes se ha lucrado considerablemente con estas prácticas. El testimonio del ex ciclista alemán Jorg Jaksche no dejaba lugar a dudas: abonaba entre 6.000 y 9.000 euros anuales al médico canario por los tratamientos. Y como él, otros clientes cuyos nombres y minutas también salieron a la palestra. Son estos motivos suficientes, se piensa, para que la jueza hubiese impuesto penas superiores. Y no sólo se hace referencia a los castigos temporales, sino también a los económicos. «Resulta ridículo el abono de 15 euros diarios, hasta totalizar 4.500 euros, cuando el dinero que el doctor Fuentes recibía era una cantidad extraordinaria».

El dinero que ha cobrado a lo largo de estos años Eufemiano Fuentes no se sabe a ciencia cierta, pero se calcula que han sido millones. Es más, su nombre ha sido relacionado con las filtraciones de Falciani y una cuenta en Suiza.

Las apelaciones que se están preparando, pues serán varias, incidirán en aumentar las penas impuestas y en la reclamación de las cerca de 200 bolsas de sangre, que, aunque sean producto perecedero y pertenezcan a la intimidad de los deportistas, razón que esgrime la jueza para destruirlas, son trascendentales para desentrañar todas las tripas de la «operación Puerto» después de 7 años. Con un juicio de por medio que ha ofendido a medio mundo por los resultados.

Nueva ley antidopaje

Otra cuestión que se plantea, al margen de los recursos, es lo que habría sucedido de estar en vigor la nueva ley antidopaje, que se aprobará a primeros de junio en el Congreso: ninguno de los acusados habría quedado libre de culpa, y de condena, ya que las sospechas están probadas. Y las penas podrían haber ido desde los dos años a los cuatro o los ocho de cárcel, amén de las consiguientes inhabilitaciones, algunas de ellas a perpetuidad. A todo ello habría que añadir importantes sanciones económicas, nada que ver con los 15 euros diarios de multa impuestos a Eufemiano.

La AMA, decepcionada

Los organismos españoles, tales como la AEA, el CSD y la Federación Española de Ciclismo no son los únicos que quieren que la «operación Puerto» no se cierre en falso, como ocurriría con la primera sentencia. La AMA (Agencia Mundial Antidopaje), que también era acusación en la causa, quiere unirse a la lista de los que van a recurrir. «La AMA está revisando la decisión y la presentación de cualquier apelación u otra acción con sus consejeros legales españoles y la Agencia Española Antidopaje», asegura su director, David Howman. Habían pedido a la jueza las bolsas de sangre para saber qué deportistas se habían dopado con Eufemiano Fuentes, pero la sentencia dice que deben ser destruidas. «La decisión de ordenar la destrucción de todas las bolsas de sangre es particularmente decepcionante e insatisfactoria para la AMA, y para la totalidad de la comunidad antidopaje», continúa Howman. La «operación Puerto», por tanto, está sólo en un punto y seguido, ya que la sentencia ha sido criticada en todos los foros internacionales. El Comité Olímpico Internacional (COI) también ha manifestado su perplejidad por las livianas condenas y por la negativa de la magistrada a facilitar las bolsas de sangre. Y ésta sí que es una mala noticia para las aspiraciones de la Candidatura de Madrid 2020.