Ciclismo

Todos miran a Contador

Alberto vuelve a aparecer en la Vuelta como el gran favorito después de retirarse lesionado y dolorido del Tour. Froome y Nairo, como siempre, serán sus principales rivales

Alberto vuelve a aparecer en la Vuelta como el gran favorito después de retirarse lesionado y dolorido del Tour. Froome y Nairo, como siempre, serán sus principales rivales

Tres veces ha corrido Alberto Contador la Vuelta y en las tres ha terminado ganando. La carrera española es su refugio, el lugar donde recuperar la autoestima cuando el Tour lo rechaza o lo castiga. En 2008 su equipo, el Astana, estaba castigado por la organización y el madrileño, que había ganado el año anterior por primera vez la carrera francesa, aprovechó para ganar las otras dos «Grandes». En 2012 la Vuelta vio su reaparición en el ciclismo de alto nivel después de la sanción por dopaje. Y en 2014 llegó todavía intentando recuperarse de la lesión en la meseta tibial que se produjo en el Tour. Alberto sólo aparece en los años pares y nunca defiende su triunfo en la edición siguiente.

Sus circunstancias ahora son parecidas a las de su última victoria. Empezó por el suelo en la carrera francesa, que abandonó dolorido y lesionado. Y la Vuelta aparece una vez más como su posibilidad de salvar la temporada. No ha sido su mejor año dentro del equipo Tinkoff. El jefe vive pendiente de Peter Sagan y el peso del español en la estructura ha decaído. Pero sus ganas, no.

Reapareció, y ganó, en la Vuelta a Burgos. Y desde entonces espera su debut en la carrera española. «Creo que estoy bien, pero lo bueno es que tengo ganas de bici, que es lo importante», advierte antes del comienzo. «No he tenido muchos tests para ver cómo estoy, prácticamente sólo el de Burgos», lamenta. «Desde ahí me he dedicado a recuperarme del esfuerzo y a hacer algunos entrenamientos de calidad, pero esa carrera es muy diferente a la Vuelta, por días de competición y por plantel de corredores», añade.

Entre sus principales rivales, como siempre, está Chris Froome. Con los años han llegado a un pacto no escrito por el que el británico gana el Tour y el español recupera en la Vuelta. Froome tiene una cuenta pendiente con la carrera española desde 2011. Apareció como un desconocido aprendiz de Wiggins y pronto demostró que era mejor que el jefe, aunque el «Bisonte» Cobo le arrebatara el primer puesto en el podio. Fue cuarto en 2012 y de nuevo segundo en 2014, siempre con victoria de Contador. El año pasado, sin Alberto en carrera, tuvo que retirarse después de una caída en la etapa de Andorra.

Froome se siente agradecido a la Vuelta porque fue en España donde cambió su carrera para siempre, y espera ganarla alguna vez para cerrar el círculo. «Voy a tratar de entrar en la lucha. Tengo asuntos pendientes con la Vuelta porque fui dos veces segundo y es una carrera que aún no he ganado y que me gustaría ganarla. No la he preparado de manera específica, pero vengo motivado y rodeado de un gran equipo», advierte. «Llego después de una temporada muy apretada con el Tour de Francia y los Juegos, pero estoy contento y motivado para intentar luchar por un buen objetivo», añade. Asegura el británico que el objetivo es no meterse en líos en la primera semana y darlo todo a partir de la segunda.

Nairo Quintana vuelve a aparecer como el tercero en la lucha, después de un Tour decepcionante, aunque terminó tercero. «Ganar sería mejor, pero podio también vale, porque sería la recompensa a todo el trabajo hecho durante la temporada», asume el colombiano, que llega con la idea de superar la amargura de Francia. «Si hay piernas, se verá al Nairo atacante», dice. Quintana volverá a compartir equipo con Alejandro Valverde, que lucirá el número «1» porque Aru, el vencedor de 2015, no comparece para defender su triunfo. La Vuelta no entraba en el calendario de Alejandro, que ya ha corrido el Giro y el Tour, pero ya advirtió desde el comienzo de la temporada que prefería correr la Vuelta que andar dos semanas compitiendo en otras carreras para conseguir puntos en el World Tour. «Para mí sería más importante ganar una etapa que quedar entre los diez primeros», dice.

El colombiano Esteban Chaves aspira, al menos, a repetir su actuación del año pasado, cuando ganó dos etapas y fue líder varios días, «Sería increíble», dice. Pero todos miran a Contador.