Ciclismo

Vingegaard se corona; Jumbo abusa

Además de la victoria del danés, el equipo neerlandés se lleva el maillot verde, la Montaña, la Supercombatividad y seis etapas

Jonas Vingegaard celebra su triunfo en el Tour con su mujer y su hija
Jonas Vingegaard celebra su triunfo en el Tour con su mujer y su hija FOTO: GUILLAUME HORCAJUELO EFE

Comienza el reinado de Jonas Vingegaard en el ciclismo mundial. Con la llegada del Tour de Francia a París, se consuma ese cambio de ciclo tras dos victorias consecutivas de Tadej Pogacar. El propio corredor esloveno felicitó a su rival el sábado tras la contrarreloj que ponía fin a la parte puramente competitiva de la carrera. “Enhorabuena por una muy merecida victoria en el Tour”, le dijo al nuevo campeón.

No ha sido un corredor especialmente ofensivo, pero sí ha sabido leer perfectamente la carrera para lanzar sus apuestas en el momento adecuado. Y le ha funcionado bien. La realidad es que no se puede poner ningún pero a su victoria. Ahora habrá que ver si es capaz de construir un reinado largo o, por el contrario, el año que viene vuelven a quitarle la corona.

Lo de Vingegaard es el culmen de un trabajo majestuoso por parte del Jumbo-Visma. El conjunto neerlandés ha arrasado prácticamente con todo lo que había en juego en este Tour y ha demostrado que, en esta carrera, las cosas no acaban como empiezan. En la primera semana dieron día tras día la sensación de ser los grandes derrotados de todos los duelos, mientras a UAE se le allanaba el camino hacia el tercer Tour de Pogacar. Pero en la etapa reina del Tour le dieron el vuelco a la carrera.

Ahora, en el momento de ajustar cuentas, Jumbo ha hecho una auténtica exhibición. Se llevan el amarillo con Vingegaard, que además ha ganado dos etapas. Por si fuera poco, en el paseo triunfal que se dio por los últimos kilómetros de Hautacam se puso también el maillot a puntos rojos de la Montaña, quitándoselo a un sufrido Simon Geschke que se había pegado las tres semanas escapado y buscando puntuar en cualquier cota.

Otro que también logra su objetivo fijado antes de salir es Wout Van Aert, que se viste con el maillot verde y además lo hace con el récord absoluto de puntos, rompiendo la marca que lograse Peter Sagan en 2018. Llevó el maillot amarillo varios días, defendió a Roglic en los adoquines vestido de líder y, después, se puso el verde sobre los hombros para no soltarlo más.

Ese maillot verde se ha cimentado en tres pilares: tres victorias de etapa, una constancia enorme en los esprints masivos -siempre ha estado entre los tres primeros en las “volatas”- y entrar en fugas numerosas para sacar puntos en los esprints intermedios, dedicándose a apoyar a Vingegaard una vez que había terminado su trabajo personal. Precisamente por esas fugas, la organización del Tour lo ha nombrado como el corredor más combativo de la carrera. Otro entorchado más para el equipo.

A todo esto hay que sumarle la etapa que se adjudicó Christophe Laporte en Cahors. Esto suma un total de seis parciales para el equipo neerlandés, lo que implica prácticamente un tercio del total del Tour. Y culpables en parte de que este año sólo hayan ganado nueve de los 22 equipos en liza.

Tan sólo se vieron dos maillots más en el podio final de París. El de UAE-Emirates por medio de Pogacar, que además de ser segundo en la general también se ha hecho con el maillot blanco de la general de los jóvenes. Y, esta sí, la logra por tercera edición consecutiva, al ganar los dos Tours anteriores con menos de 25 años. Y el de Ineos, que además de meter a Geraint Thomas en el podio han logrado la clasificación por equipos, con Adam Yates dentro del Top10 final y el jovencísimo Pidcock -vamos a leer mucho este nombre en los próximos años- muy cerca hasta que se vino abajo en los Pirineos.

Y, tras la victoria, llega el momento de disfrutar de ella. El propio Vingegaard aclaró que no va a participar en la Vuelta a España que comenzará dentro de cuatro semanas en Utrecht. Tampoco lo hará Roglic, que tiene dos vértebras rotas como consecuencia de su caída. Así que, seguramente, su escuadra no será tan protagonista en nuestra carrera. Pero para eso todavía queda. El abuso que han perpetrado en el Tour ya no se lo quita nadie.