Real Madrid

Diego López no quiere despertar

Diego López, durante la rueda de prensa tras el entrenamiento del equipo de cara al amistoso que disputarán mañana frente al Olympique de Lyon.
Diego López, durante la rueda de prensa tras el entrenamiento del equipo de cara al amistoso que disputarán mañana frente al Olympique de Lyon.

Quizá cuando el Real Madrid se puso en contacto con él para repescarlo del Sevilla por la lesión de Casillas, Diego López no imaginó un papel tan protagonista.

Quizá cuando el Real Madrid se puso en contacto con él para repescarlo del Sevilla por la lesión de Casillas, Diego López no imaginó un papel tan protagonista. Pero ahora, después de «seis meses muy buenos», se siente titular o al menos tan importante como cualquiera en la lucha por la portería. Ayer apareció confiado y sereno en la sala de prensa, confiado en sus posibilidades después del cambio radical que supuso pasar de suplente en el Sevilla a titular por delante de Iker en el Real Madrid. «Espero mantener la línea del año pasado, estoy aquí para eso, para ganarme la confianza del entrenador día a día, para trabajar muy duro, para pelear por un puesto y buscar entre todos que el equipo esté lo mejor posible. Es lo que nos interesa a todos, ganar títulos y que el Madrid vuelva a estar en lo más alto», continuaba. Diego estuvo casi perfecto en los 25 partidos que disputó la pasada temporada, con actuaciones como la de Old Trafford, en la que salvó al equipo camino de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Soportó sin problemas la presión de todo el ruido que se generó alrededor de la suplencia de Iker y del pulso con Mourinho: «Sabía muy bien a lo que venía, lo que se iba a hablar y estoy preparado para esa presión entre comillas que se ejerce en este club. Yo vivo al margen de esto, preocupado de mis entrenamientos, de mi vida privada, de mi descanso, de cuidarme, de ser un profesional las veinticuatro horas. Cuando estás metido en tu trabajo no escuchas cosas que se hablan desde fuera», insistía ayer. La próxima semana se incorpora Casillas junto al resto de internacionales y la pelota quedará en el tejado de Ancelotti y William Vecchi, el preparador de porteros. Ambos tendrán que decidir el titular. Para Carlo, los dos parten de cero, el pasado no existe.