Dinero para todos

Cámaras durante la retransmisión de un partido entre el Real madrid y el Barcelona
Cámaras durante la retransmisión de un partido entre el Real madrid y el Barcelona

El Gobierno aprueba el real decreto para la negociación colectiva de los derechos audiovisuales en el fútbol

El fútbol reclama solidaridad y si los clubes no se ponen de acuerdo, el Gobierno interviene para regular. El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto por el que se regulará la negociación de los derechos televisivos del fútbol, que a partir de ahora será colectiva y más equitativa. «Hay un desequilibrio entre los ingresos de los distintos participantes. El 45 por ciento de los ingresos se reparte entre cuatro equipos y el 33 por ciento, entre dos equipos. Eso genera una ratio de 1 a 7 entre el equipo que más ingresa y el que menos, algo totalmente anómalo», explicaba el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

El nuevo decreto regulará la venta de derechos televisivos para las próximas tres temporadas en Primera y Segunda División y también para la Copa y la Supercopa. «Garantiza el control en la gestión de los derechos, el equilibrio en la competición y ayuda al deporte de base», cuenta el ministro Wert. La mitad de los ingresos de Primera División se repartirá de manera equitativa entre los clubes, de forma que se les garanticen al menos los ingresos por derechos audiovisuales de la última temporada. El otro 50 por ciento se distribuirá en función de varios condicionantes; el primero, el rendimiento deportivo de las cinco temporadas anteriores. Se tendrá en cuenta también «la implantación social» de los clubes, que se mide en función de los ingresos por taquilla, abonos, mercadotecnia y también por el interés que genera en retransmisiones televisivas. Con este nuevo reparto, las diferencias se reducirán. «Cuando los ingresos alcancen los 1.500 millones anuales –una cifra que los clubes y el Gobierno esperan alcanzar pronto– la ratio pasará de 1-7 a 1-3,5 entre los más favorecidos y los menos por la venta de los derechos. En el próximo contrato se espera que sea de 1-4,5», afirma el ministro. «El decreto servirá para aumentar la competencia y ensanchar el mercado de la televisión, especialmente el de pago», añade. Aunque se mantendrá la obligatoriedad de ofrecer un partido en abierto.

Los clubes pequeños llevaban años solicitando la negociación colectiva de los derechos televisivos para acabar con el desequilibrio. Una medida apoyada por el presidente de la Liga, Javier Tebas, y el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal. «El decreto obedece a la demanda de todas las partes ante la incapacidad de llegar a un acuerdo para la autorregulación», asegura Wert. El ejemplo son las principales ligas europeas, especialmente la Premier, que con una negociación centralizada ha conseguido un contrato de 7.000 millones para los próximos tres años cuando en España apenas se llegaba a la tercera parte. «En Italia se regula por ley. En Alemania e Inglaterra, por un acuerdo entre los clubes y el organizador de la competición», explica Wert.

La medida será analizada por la Asociación de Futbolistas en la reunión fijada para el próximo martes. «Es un paso histórico que hará a nuestros clubes más competitivos. Nace una nueva Liga, que se desarrollará de forma imparable para igualar y superar a nuestros competidores», comenta Javier Tebas. «Es una medida histórica, necesaria para el fútbol español, que de esta forma tendrá un campeonato competitivo y no se alejará del nivel de las grandes Ligas del sector en Europa», dice Miguel Cardenal. «El plan de reformas que comenzó con la implantación del control económico y financiero culmina hoy. El fútbol español ha acometido una transformación extraordinaria y puede encarar el futuro con optimismo», añade.

El Decreto establece también que un porcentaje del contrato, un 10,5 por ciento, irá destinado a un fondo de compensación por descenso de Primera a Segunda y de Segunda a Segunda B.