El atleta Sergio Sánchez presta declaración la Operación «Jimbo»

El fondista leonés, suspendido durante dos años, quedó en libertad tras su declaración en el marco de la lucha contra el dopaje.

El fondista leonés Sergio Sánchez, subcampeón mundial de 3.000 metros en pista cubierta en 2010, prestó en la tarde de ayer declaración en dependencias de la Comisaría de Policía Nacional de León, dentro de la Operación "Jimbo"de lucha contra el dopaje y ha quedado en libertad, según han confirmado a Efe fuentes de la Subdelagación de Gobierno.

El corredor roblano fue incluido en la causa instruida por la Comisaría de Policía Judicial de Madrid por un presunto delito contra la salud pública, tráfico de anabolizantes y dopaje deportivo, según han confirmado a Efe fuentes de la investigación.

En las diligencias, a instancias de un Juzgado de Santander, según han señalado las mismas fuentes, se está siguiendo la investigación en diferentes puntos de la geografía nacional.

Sánchez, que en la actualidad sigue cumpliendo la sanción de dos años que le impuso la Real Federación Española de Atletismo por dopaje por eritropoietina (EPO) detectada durante el campeonato de España del pasado año en Alcobendas, fue puesto en libertad tras prestar declaración sin que haya trascendido el contenido de las mismas.

El corredor de Ciñera de Gordón disputó su última carrera el pasado mes de septiembre en las fiestas de Ponferrada, después de que ya se le hubiera detectado la sustancia prohibida tras conseguir el título de 5.000 metros en los campeonatos de España, lo que no impidió su participación en el mundial de Moscú, donde acabó retirándose en la misma prueba.

Sergio Sánchez había fijado su residencia tras esta sanción, primero en Alemania y, posteriormente en Suiza, donde intentaba reconducir su vida laboral alejado del atletismo.

En la Operación Jimbo también está implicado el atleta sevillano Antonio Jiménez Pentinel, que está acusado, igualmente, de un delito contra la salud pública.