Real Madrid

El escaparate de Keylor

El portero se reencuentra hoy con el Levante, el equipo que le sirvió de trampolín para llegar al Real Madrid.

El portero se reencuentra hoy con el Levante, el equipo que le sirvió de trampolín para llegar al Real Madrid.

En el verano de 2010 Keylor Navas era un «exótico» portero que llegaba al Albacete, entonces en Segunda División, recomendado por Luis Gabelo Conejo, ex guardameta del conjunto manchego. El costarricense es ahora el titular de la portería del Real Madrid y hoy se reencuentra con el Levante, el equipo que le sirvió de trampolín para el salto a un «grande». Su trayectoria en el Ciutat de Valencia fue muy parecida a la que ha seguido en el Bernabéu. En sus dos primeras temporadas estuvo a la sombra de Munúa, que sólo le permitió jugar un partido de Liga y cinco de Copa del Rey durante el primer año. En el segundo se puso los guantes en 13 encuentros, nueve de ellos en la Liga BBVA. El adiós de Munúa y la llegada de Caparrós al banquillo fueron clave para Navas, que pasó a jugarlo todo y a ser una de las principales razones por las que el equipo mantuvo la categoría.

Luis Llopis, ahora en el Madrid, era el preparador de porteros del Levante y el hombre que le dio la confianza y la titularidad, además de sacar el máximo partido a sus condiciones. Junto a él creó un curso on-line de entrenamiento para porteros. «¿Quieres entrenar como yo?», decía Navas en el vídeo de promoción lanzado por el club. Para entonces, ya era indiscutible, a pesar del fichaje de Javi Jiménez, y un ídolo para la afición. En esa temporada (2013-14) empezaba a recoger los beneficios de su infinita capacidad de trabajo y las apuestas que fue haciendo. Le costó salir de un Albacete en crisis económica e institucional, y su traspaso estuvo cerca de truncarse, ya que el Levante no podía llegar a las pretensiones del club que lo tenía en propiedad.

Extremadamente creyente, sacrificado e incapaz de quejarse aunque estuviera confinado al último rincón del banquillo de suplentes, nunca ha tenido maneras de estrella y en el Levante, tampoco su sueldo lo era. «Incluso en el momento de marcharse, era uno de los peor pagados de la plantilla», cuentan desde Valencia. En un club que había pasado no hace mucho por un proceso concursal no había grandes recursos para premiar la explosión de su rendimiento, así que no se entró en debates cuando el Real Madrid se mostró dispuesto a pagar la cláusula de rescisión. Era la opción perfecta para Keylor tras su gran Mundial con Costa Rica y los 10 millones que valía su libertad, una inyección de salud económica para la entidad.

La historia que vino después ya es conocida por la mayoría: un año a la sombra de Casillas sin abrir la boca, «entrenando como un animal», y un final de verano complicado cuando Iker firmó su marcha y se vio junto a un avión camino de Mánchester en el intercambio por De Gea. Reconoce que después de aquella noche lloró toda la tensión acumulada en las horas previas, pero tenía la confianza de Benítez si definitivamente se quedaba. El fichaje no se hizo y nueve partidos después (7 de Liga y 2 de «Champions») se ha ganado a la grada del Bernabéu con varias actuaciones espectaculares, la última siendo el héroe en el Calderón.

Real Madrid: Navas; Danilo, Nacho, Varane, Marcelo; Casemiro, Kroos, Kovacic, Isco; Bale y Cristiano Ronaldo.

Levante: Rubén, Morales, Simao, Feddal, Juanfran, Toño, Camarasa, José Mari, D. Navarro, Ghilas o Roger y Deyverson.Árbitro: Sánchez Martínez (murciano).Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 16:00 (C+Liga y Abono Fútbol).