MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
00:11
Actualizado
  • 1

El largo verano de De Gea

El guardameta sufrió por las críticas tras el Mundial. Incluso llegó a recibir amenazas a través de las redes sociales, pero nunca se planteó dejar la selección

  • De Gea, en un entrenamiento de la selección esta semana en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas / RFEF
    De Gea, en un entrenamiento de la selección esta semana en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas / RFEF

Tiempo de lectura 4 min.

06 de septiembre de 2018. 03:02h

Comentada
Francisco Martínez 6/9/2018

ETIQUETAS

David de Gea vuelve a la pelea por la titularidad de la portería de España. En realidad, nunca se fue, por mucho que le dolieran las críticas que recibió después del Mundial. En Rusia hizo una parada en cuatro partidos. De doce remates a puerta, once acabaron en gol, alguno después de un error de bulto del guardameta. Lo pasó mal por él y por los que le rodean, por su novia Edurne, que llegó a recibir amenazas dirigidas a David a través de las redes sociales. La transición tranquila que había empezado Del Bosque en la Eurocopa de 2016 y que continuó Lopetegui se convirtió en una pequeña pesadilla en su primer Mundial. «Pero él no ha pensado en ningún momento dejar la selección. Le duele porque él está siempre muy contento de ir con España. Ha ido con todas las categorías y está muy feliz», dicen en su entorno. Incluso en el Mundial fue uno de los que llegó días antes de la concentración para prepararse en Las Rozas.

Pero el final infeliz fue una continuación del comienzo, por la marcha de Lopetegui. A De Gea le molestó, como a muchos de sus compañeros, sobre todo a los que habían coincidido con el antiguo seleccionador en las categorías inferiores. Pero no sólo ellos. También los veteranos tomaron la palabra en la reunión con el presidente Luis Rubiales para que no se echara al entrenador a dos días del comienzo de la competición. No tuvieron éxito. Le costó al portero olvidar todo lo sucedido, pero cuando se unió a la concentración de su equipo, el Manchester United, en Estados Unidos, le animó ver el cariño que recibió de la afición.

Vive una paradoja el madrileño. En Inglaterra casi nadie duda de que es el mejor portero de la Premier. «El mejor del mundo», ha llegado a decir Mourinho. Y en su club le han nombrado cuatro veces en cinco años el futbolista más destacado de la temporada. Nadie en la historia de los diablos rojos tiene tantos galardones. Pero en la selección ve cómo se le mira con recelo después de la actuación en Rusia. Luis Enrique no dudó en llamarlo, pero no desveló quién será el titular en su primer partido como seleccionador, ante Inglaterra en Wembley. Kepa es su competencia. Es el portero más caro del mundo, ya que fue fichado por el Chelsea a cambio de 80 millones de euros. La llamada de Pau López, que ha jugado en la sub'21, en lugar de Reina es la novedad. «Tengo tres porteros, los he escogido yo, así que estoy encantado», se limitó a decir el técnico el día de su presentación.

Pese a la delicada situación de De Gea, el nuevo seleccionador no le llamó antes de la convocatoria. Tampoco lo hizo con Ramos, el capitán, porque es su «estilo». Ya ha comprobado el portero del United que Luis Enrique no es un entrenador que dé muchas explicaciones, como sí hacía Lopetegui, pero en las primeras sesiones ha estado encantado con los entrenamientos. En el primero, el único que se pudo ver, los tres metas, más el de la sub'21, Unai Simón, hicieron trabajo específico y después se pusieron en la portería en la práctica de remates.

Últimas noticias