El TAS anula la suspensión de dos años de la rusa Andriánova

Imagen de archivo del 26 de julio de 2005 de la atleta rusa Tatyana Andrianova cruzando la línea de meta en la prueba de DN Galan 800m event de Estocolmo.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) anuló hoy la suspensión de dos años de la atleta rusa Tatiana Andriánova, medalla de bronce en 800 metros lisos en el Mundial de Helsinki (2005), por consumo del anabolizante estanozol

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) anuló hoy la suspensión de dos años de la atleta rusa Tatiana Andriánova, medalla de bronce en 800 metros lisos en el Mundial de Helsinki (2005), por consumo del anabolizante estanozol, al considerar que había expirado el plazo de ocho años para volver a analizar las muestras.

Andriánova había sido descalificada de manera retroactiva por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), cuando ésta decidió en agosto de 2015 revisar los resultados de dicho Mundial con la ayuda de nuevas tecnologías.

Seguidamente, la rusa fue suspendida hasta 2017 y se le anularon todos los resultados obtenidos entre agosto de 2005 y agosto de 2007, por lo que se vio privada de la medalla de bronce obtenida en la capital finlandesa.

No obstante, la ochocentista recurrió el castigo, aduciendo que, según las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el plazo máximo para revisar unas pruebas antidopaje en torneos del máximo nivel es de ocho años, apelación que fue satisfecha hoy por el TAS.

Dicha decisión del TAS fue catalogada por Rusia como "un importante precedente"para otros atletas implicados en escándalos de dopaje.

"Considero que esta decisión es un buen resultado para nosotros. No se trata sólo de Andriánova, sino de otros 18 atletas que compitieron en el Mundial de Helsinki y cuyos resultados fueron anulados", señaló Dmitri Shliajtin, presidente de la Federación Rusa de Atletismo, a la agencia TASS.

Shliajtin adelantó que ahora la federación que encabeza intentará que el TAS anule la suspensión con respecto al resto de atletas rusos sancionados. EFE