Actualidad

El Barça remonta al Inter con doblete de Suárez (2-1)

Ante una situación de alarma, una revolución. Valverde tenía que buscar soluciones porque el Inter de Milán no sólo ganaba, sino que estaba siendo mejor, mucho, y lo que le salió de la libreta fue quitar a Busquets casi en el descanso y después a Griezmann, de nuevo negado, aunque era hasta el momento uno de los hombres intocables del «Txingurri». Y con Vidal, sobre todo, y Dembélé en lugar de ellos, con De Jong como mediocentro, mejoró el conjunto español, se ordenó y apretó mejor para que Messi y Luis Suárez hicieran el resto y convirtieran en triunfo lo que era una derrota cantada y más que peligrosa para el futuro.

Publicidad

La situación crítica en el Barcelona llegó pronto. Nada más empezar, un gol en contra. ¡Zas! En tres minutos, con algo de suerte por un rebote, Lautaro le ganó la carrera a Lenglet, que estuvo algo lento, y superó a Ter Stegen de tiro cruzado. La historia se repitió: como contra Osasuna, Betis o Granada, un tanto justo después de que el colegiado pitara el comienzo. La fortuna ayudó a los italianos esa vez, pero poco hay de improvisado en ellos. Bien trabajados por Conte y con un dibujo bien definido, la consigna es clara: no se rifa ni un balón, se sale desde atrás con la pelota controlada. Y en los instantes iniciales, pese al gol, la presión funcionaba y los españoles recuperaban el esférico pronto, pero no llegaban a generar peligro de verdad, sólo amagos. A partir del 20 respiró el Inter y la cadena de pases ya funcionaba. Insistió e insistió con esa idea y cuando superaba la primera línea, tenía espacios, autopistas. Una maravilla. Dio una exhibición. El Barcelona al descanso pudo decir: 0-1, gracias, podría haber sido peor, ya que Ter Stegen hizo la habitual parada decisiva, abajo, a un cabezazo de Lautaro. Tuvo que poner la mano dura el guardameta. Amenazaban los italianos y el Barça se nublaba. Nada de nada.

No tardó Valverde en buscar soluciones. Su equipo no iba, pese a la presencia de Messi en cuerpo y alma, porque fue titular y estaba muy participativo. El Barcelona no tenía más remedio que insistir en ir a buscar a su rival arriba y el entrenador azulgrana pensó que con el trabajo de Arturo Vidal, un hombre de ida y vuelta, iba a ser más fácil. Se ordenó mejor. Ya le costaba más al Inter encontrar al compañero y llegar a Ter Stegen. Se agobió y Luis Suárez, con una volea, puso el empate, que dio lugar a un rato de incertidumbre. El resultado estaba en el aire, momento para que Messi hiciera uno de sus jugadones que resolvió Suárez de forma inmejorable. Y Busquets y Griezmann lo vieron todo desde el banquillo.

2. Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Semedo; Busquets (Arturo Vidal, min.52), De Jong, Arthur; Messi, Griezmann (Dembélé, min.66) y Luis Suárez.

1. Inter de Milán: Handanovic; Godín, De Vrij, Skriniar; Candreva (D'Ambrosio, min.71), Barella, Brozovic, Sensi (Matteo Politano, min.79), Asamoah; Alexis Sánchez (Gagliaedini, min.66) y Lautaro Martínez.

Publicidad

Goles: 0-1, min.3: Lautaro Martínez. 1-1, min.58. Luis Suárez. 2-1, min.84: Suárez.

Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Mostró cartulina amarilla a Barella (min.6), Griezmann (min.9), Piqué (min.22), Sergi Roberto (min.52), Abidal (min.76), Alexis Sánchez (min.77, cuando estaba en el banquillo) y Antonio Conte (min.82).

Publicidad

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo F de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 86.141 espectadores, según datos facilitados por el club azulgrana.