Fútbol

Estados Unidos, primera finalista del Mundial femenino

Alex Morgan marcó el tanto decisivo. Rapinoe, la otra estrella estadounidense, se quedó en el banquillo

Alex Morgan marca el segundo gol de Estados Unidos
Alex Morgan marca el segundo gol de Estados Unidos

Todo el mundo esperaba a Alex Morgan o a Rapinoe, las estrellas estadounidenses, pero fue Alyssa Naeher, la portera estadounidense, la estrella del paso a la final de Estados Unidos. Detuvo un penalti a la capitana inglesa, Houghton, a falta de seis minutos para el final y permitió a Estados Unidos prolongar el sueño de revalidar el título al derrotar a Inglaterra (2-1) en la primera semifinal del torneo. Estados Unidos alcanza su tercera final consecutiva en un Mundial femenino.

Se ahorraron la prórroga las estadounidenses, pero no les resultó fácil superar a Inglaterra, a pesar de que una vez más encontraron un gol temprano. Jill Ellis, la seleccionadora estadounidense, dejó fuera de la alineación a Rapinoe, la autora de los dos goles contra España que también marcó contra Francia en los cuartos de final. Pero su sustituta, Christen Press, fue la primera en acertar con la portería con un perfecto cabezazo.

Se llevaban diez minutos de partido y Estados Unidos ya tenía parte del trabajo hecho. Pero Inglaterra no se rindió. Ellen Whyte, la mejor goleadora del torneo junto a Alex Morgan, puso el interior del pie para empatar el encuentro sólo unos minutos después.

Inglaterra no perdía la cara al partido y llegaba el momento de las mejores. Con Rapinoe en el banquillo apareció Morgan para rematar de cabeza y poner de nuevo por delante a Estados Unidos. Lo celebró con un gesto como si bebiera una taza de té con el meñique levantada. Una curiosa de manera de festejar en el día de su 30 cumpleaños que ofendió a algunos aficionados ingleses.

Estados Unidos encontraba siempre la manera de llegar a la portería inglesa, pero las británicas tenían muchas ganas de alcanzar su primera final de un Mundial. El VAR, vigilado por el español Del Cerro Grande, revisó el que era el gol del empate -otra vez Whyte y otra vez a un toque-. La delantera inglesa estaba ligeramente adelantada, pero Inglaterra tendría una nueva oportunidad. El penalti provocado, cómo no, por Whyte, lo falló Houghton. Fue el momento de gloria de Naeher, la portera estadounidense.

La expulsión de Bright, instantes después, acabó con las esperanzas inglesas. Alex Morgan fue elegida la mejor del partido. Rapinoe siguió viéndolo desde el banquillo.