¿Puede el Barcelona pagar al Atlético la cláusula de Griezmann este fin de semana?

Griezmann se saluda con Messi durante un partido de la pasada temporada
Griezmann se saluda con Messi durante un partido de la pasada temporada

La guerra entre el Atlético de Madrid y el Barcelona está abierta y no se sabe muy bien cómo va a acabar. El club rojiblanco insta a Griezmann a presentarse este domingo para iniciar la pretemporada con el resto de sus compañeros porque el Barcelona no quiere pagar la claúsula de un solo golpe. Quiere hacerlo a plazos y eso el Atlético no está dispuesto a admitirlo.

Las vacaciones de Griezmann acaban el domingo y tendría que empezar a trabajar con su actual equipo. A no ser que el Barcelona, en un rápido movimiento, pague la cláusula de 120 millones. ¿Se puede?

LaLiga está cerrada los fines de semana, pero si el conjunto azulgrana fuese a pagar la salida de Griezmann se abriría para que depositase el dinero.

No está claro, no queda mucho tiempo y la entidad azulgrana tiene muchos frentes abiertos. En el Atlético no van a ceder un paso: "El 14 de mayo Antoine Griezmann comunicó a Miguel Ángel Gil, Diego Pablo Simeone y Andrea Berta su decisión de abandonar el club a final de temporada. En los días posteriores a dicho encuentro, el Atlético de Madrid tuvo conocimiento de que el Fútbol Club Barcelona y el jugador habían alcanzado un acuerdo el pasado mes de marzo, en concreto en los días posteriores al partido de vuelta de nuestra eliminatoria de Champions League contra la Juventus, así como que habían estado negociando las condiciones del acuerdo desde mediados de febrero", decía el comunicado rojiblanco. Uno de los más duros que se recuerda: "En referencia a la declaración del presidente Bartomeu realizada en el día de hoy, queremos manifestar que es cierto que en el día de ayer se produjo una reunión entre Miguel Ángel Gil y el CEO del Fútbol Club Barcelona, Oscar Grau, a petición del Barcelona y que en dicha reunión, el señor Grau manifestó su intención de, una vez haber sido modificada la cláusula de rescisión del contrato de Antoine Griezmann y haber pasado de 200 a 120 millones de euros, pedir un aplazamiento del pago del referido importe de la cláusula vigente a partir del 1 de julio.

Evidentemente la respuesta del Atlético de Madrid fue negativa, entendiendo tanto que el Fútbol Club Barcelona como el jugador han faltado al respeto al Atlético de Madrid y a todos sus aficionados", continuaba el comunicado.

Es una guerra abierta entre los dos clubes, que va a dejar cicatrices. Y por ahora, Griezmann sigue siendo rojiblanco.