Bélgica todavía está a tiempo

La talentosa selección de Wilmots, que decepcionó en el estreno, vence a Irlanda con facilidad y se encamina a los octavos de final. Lukaku, héroe con su doblete

Lukaku marca el tercer gol para Bélgica
Lukaku marca el tercer gol para Bélgica

La talentosa selección de Wilmots, que decepcionó en el estreno, vence a Irlanda con facilidad y se encamina a los octavos de final. Lukaku, héroe con su doblete

Se espera tanto de Bélgica en esta Eurocopa que la derrota de la primera jornada contra Italia dejó una sensación extraña tanto entre su afición como dentro del equipo. Las expectativas creadas estaban basadas en hechos: los «diablos rojos» son segundos en el ranking FIFA, sólo por detrás de Argentina, de ahí que perder sin apenas decir ni «mu» en el estreno despertara todo tipo de críticas. Pero el talentoso grupo que dirige Marc Wilmots no ha dicho su última palabra. Respondió con una victoria ante Irlanda que le coloca en la rampa de lanzamiento hacia los octavos de final. Se la jugarán con Suecia el miércoles en un grupo en el que Italia ya es primera pase lo que pase.

«Habrá entre dos y diez cambios», dijo Wilmots en la previa. Finalmente fueron tres jugadores los que entraron de refresco, Carrasco, Meunier y Dembele, pero algún otro cambió de posición. De Bruyne actuó esta vez de mediapunta, como había pedido, y fue el más destacado en una primera parte en la que los belgas tuvieron control sin pegada. Apenas una ocasión de Hazard que lanzó alto y un gol anulado a Carrasco por fuera de juego ante un oponente que ofreció muy poco. «Estuvimos nerviosos y entregamos el balón fácilmente», admitió O’Neill, el seleccionador irlandés. Nunca lo tuvo claro su equipo. Con 0-0, muy poco; con 1-0, nada de nada. El primer tanto de Lukaku le vino de cine a Bélgica porque a partir de ahí su rival se abrió y aparecieron los espacios, un caramelo para futbolistas como Hazard. La estrella del Chelsea no ha mostrado su mejor nivel, pero sí de lo que es capaz. Con campo para correr, voló por la banda derecha, esquivó incluso al juez de línea después de un autopase, y llegó hasta la línea de fondo para servir a Lukaku su segundo tanto. El delantero del Everton, un portento físico de 193 centímetros, pero bastante coordinado, terminó llorando. «Me han venido a la mente todos los sacrificios que mi madre ha tenido que hacer cuando era pequeño», explicó.

En medio de sus dos tantos llegó el de Witsel, una demostración de lo que la selección «roja» es capaz de hacer con la pelota. El medio remató de cabeza una serie de 28 pases seguidos de los suyos. Culminó una acción que empezó por la izquierda para despistar y terminó con un centro desde la banda derecha.

Ficha

3- Bélgica: Courtois; Meunier, Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen; Witsel, Dembélé (Nainggolan, m.57); Carrasco (Mertens, m.64), De Bruyne, Hazard; Lukaku (Benteke, m.83)

0- Irlanda: Randolph; Coleman, O'Shea, Clark, Ward; Hendrick , McCarthy (McClean, m.63), Whelan, Brady; Hoolahan (McGeady, m.72); Long (Keane, m.79)

Goles: 1-0, m.48: Lukaku; 2-0, m.61: Witsel; 3-0, m.70: Lukaku

Árbitro: Cüneyt Cakir (TUR), amonestó al irlandés Hendrick y al belga Vermaelen.

Incidencias: Partido de la segunda jornada del grupo E de la Eurocopa de Francia disputado en el estadio Matmut Atlantique de Burdeos ante unos 50.000 espectadores.

Efe