El adiós, pendiente de una charla

Vicente del Bosque admite que a España le faltó valentía en algunos tramos del partido y deja dudas sobre su posible continuidad en el banquillo. «Lo tengo que hablar con el presidente».

Chiellini marca el 1-0 ante la oposición de Piqué
Chiellini marca el 1-0 ante la oposición de Piqué

Vicente del Bosque admite que a España le faltó valentía en algunos tramos del partido y deja dudas sobre su posible continuidad en el banquillo. «Lo tengo que hablar con el presidente».

«No nos hemos encontrado a gusto», reconocía Vicente del Bosque. «Nos ha costado acoplarnos, pero cuando hemos tenido el balón hemos jugado decentemente», añadía el seleccionador español. Pero para derrotar a Italia no era suficiente un juego decente. La intensidad del rival superaba siempre a la de España, como demuestra el gol de Chiellini. Sólo Piqué fue al rechace de la falta que lanzó Eder. El despeje de De Gea devolvió la pelota al centro y el defensa español se vio de pronto rodeado por los italianos que llegaban como fieras después de años de frustraciones acumuladas contra la Roja. Sergio Ramos miraba de lejos. Y el resto, de muy lejos.

Pero no se trataba de un problema de hambre para el técnico español. «Dudar de nuestras buenas intenciones es imposible. Todos teníamos el coraje y las ganas de jugar para defender a nuestra selección como siempre hemos hecho», asegura Vicente. «Italia ha sido mejor, pero en nuestros jugadores siempre ha existido voluntad de ir a por el partido y hemos tenido ocasión de empatar. Ha sido mejor, pero de ahí a un baño me parece excesivo», afirma. «Italia juega bien y con mucha eficacia. Es difícil de contrarrestar y sólo va a ganar uno de los 24 que hemos empezado. Italia es una de las candidatas».

Tampoco se trata de que una generación que lo ha ganado todo vaya llegando a su fin. «Yo creo que el fútbol no es sólo que esté fulano o mengano. El fútbol español está bien estructurado, se trabaja bien, hay buena cantera y se hace un buen trabajo en los clubes. Tiene mucha dificultad ganar un europeo o un mundial. Caerán otros hasta 23, sólo va a ganar uno», explica Del Bosque.

Se trata sobre todo de una cuestión de acierto. Italia remató más entre los tres palos, aunque España sumó más remates totales. De nada le sirvió a la Roja conservar la costumbre de tener más el balón que el contrario, un 58 por ciento por un 42 de los italianos.

Pero fue también una cuestión de atrevimiento. «El primer tiempo ha sido un poco tibio. No hemos jugado con la valentía y la decisión de otros partidos. En la segunda hemos asumido mucho riesgo, hemos defendido siempre uno contra uno y era un riesgo en cualquier contraataque, pero nos ha permitido acercanos al empate. No lo hemos conseguido porque Italia ha sido mejor», reconoce el seleccionador.

Cada derrota es una cuestión sobre la continuidad del entrenador. Era él el que daba por seguro que no continuaría al final del campeonato. «Lo normal es que éste sea el último», decía antes de comenzar la Eurocopa. Pero sus últimas conferencias de prensa han devuelto las dudas. «Es una etapa muy buena del fútbol español y en seguida nos ponemos en marcha. En septiembre hay clasificación para la Copa del Mundo, en la que tenemos de nuevo enfrente a Italia. Tenemos que ponernos en pie para poder volver a estar cerca de los éxitos mundiales y europeos», aseguraba ayer. Algo que ya había dicho en la previa del encuentro. Pero Del Bosque, cuando habla en plural, a veces se refiere a algo más que a su cuerpo técnico, se refiere a la Selección. «No he dicho ni sí ni no. Tengo que hablar con el presidente, que es el que me trajo, y haremos lo mejor para el fútbol español», dijo cuando le preguntaron por segunda vez por el asunto.

Del Bosque hace tiempo que tiene tomada la decisión de dejar la Selección, igual que la tenía tomada después del Mundial de Brasil. Pero en la Federación pensaban que nadie podía representar al fútbol español como él y nadie puede manejar el vestuario de la Roja como él. Lo siguen pensando, pero Del Bosque está cansado.