De la Rosa, el tercer hombreQQ

Ejercerá como piloto probador y reserva en Ferrari. La influencia de Fernando Alonso y del Banco Santander, decisiva en su contratación

El piloto español  Pedro Martínez de la Rosa
El piloto español Pedro Martínez de la Rosa

Las Navidades de Pedro de la Rosa siempre están marcadas por la incertidumbre. Y este año no fueron una excepción. El cierre del equipo HRT le dejó en la calle después de haber apostado por el proyecto español y haber renunciado a una cómoda posición en McLaren. Pero su parón apenas ha durado un mes. El jefe de Ferrari, Stéfano Domenicali, anunció ayer su contratación como piloto probador y reserva durante la conferencia de prensa ofrecida en las jornadas de concentración en Madonna di Campiglio. La operación se fraguó a finales de diciembre y en ella tuvieron una intervención decisiva Fernando Alonso, Pat Fry, el director técnico de Ferrari, y el Banco Santander. La relación entre Alonso y De la Rosa es muy buena desde que el asturiano recalara en McLaren en 2007 y el banco es, además de patrocinador del equipo, patrocinador personal de Pedro y ve con muy buenos ojos que el barcelonés forme parte de la escudería italiana.

De la Rosa es un superviviente en la F-1. En su palmarés no aparecen grandes resultados, pero se ha ganado un merecido prestigio como miembro activo en muchas escuderías. Es una figura respetada en el «paddock» y su llegada a Ferrari confirma que es especialmente valorado por sus conocimientos técnicos y las aportaciones a la hora de desarrollar un monoplaza.

Alonso y Massa serán los titulares, mientras que el grupo de pilotos probadores lo formarán los jóvenes Davide Rigon y Jules Bianchi, Giancarlo Fisichella, el español Marc Gené y el propio De la Rosa. Ninguno de ellos tiene en principio la consideración oficial de reserva, es decir, el piloto que se subiría al Ferrari en caso de lesión de algún titular. Por la experiencia más reciente, De la Rosa ocuparía la particular «pole».

Desde Ferrari se asegura que se centrará en el trabajo de simulador, un aspecto en el que la «Scuderia» flaquea desde hace años. La experiencia de De la Rosa en McLaren es el principal aval para su nuevo trabajo en Maranello. El catalán ha pasado horas y horas subido en el simulador de la escudería inglesa y trabajando en el desarrollo y adaptación a los circuitos partiendo de una base virtual.

En principio, viajará a todas las carreras y formará parte del equipo técnico que trabaje en la puesta a punto de los coches. Ayer se encontraba en su residencia de Zúrich y desde allí aseguró: «Es extraordinariamente motivante trabajar para un equipo como Ferrari, no sólo por lo que representa en la historia de la Fórmula Uno, sino también porque se trata de una experiencia completamente nueva para mí, que resulta muy estimulante».