Fórmula 1

Nadie puede con Hamilton

Fernando Alonso fue séptimo, y Carlos Sainz, octavo

Lewis Hamilton celebra su triunfo en el Gran Premio de Hungría.
Lewis Hamilton celebra su triunfo en el Gran Premio de Hungría.

El británico ganó por delante de su compañero Rosberg y Ricciardo en Hungría. Los Ferrari ni se acercaron mientras que Alonso fue séptimo y Sainz, octavo.

El británico ganó por delante de su compañero Rosberg y Ricciardo en Hungría. Los Ferrari ni se acercaron mientras que Alonso fue séptimo y Sainz, octavo.

El duelo entre los pilotos de Mercedes es cada vez más cerrado pero en esta ocasión la limpieza y la prudencia presidieron las carreras de cada piloto. Nadie en la escudería quiere problemas y mucho menos una semana antes de llegar al Gran Premio de casa, el de Alemania. Rosberg no aprovechó la “pole” lograda el sábado y a Hamilton no se le pueden dar esa clase de concesiones porque las aprovecha al máximo. Los Red Bull con Ricciardo a la cabeza mostraron un buen nivel y sólo Vettel, Ferrari, quedó por delante de Verstappen, que se las vio y deseó frente a Raikkonen, aunque finalmente conservó su quinto puesto.

En el momento de la salida Rosberg no estuvo afortunado. Hamilton le ganó la batalla desde el primer metro y en la primera curva incluso llegó a caer a la tercera plaza en favor de Daniel Ricciardo. Segundos después, y aprovechando los problemas de tracción del australiano a la hora de salir del giro, pudo recuperar un puesto y mantenerse detrás de su rival y compañero de equipo. Pero el inglés impuso un ritmo muy fuerte que alejó a más de un segundo de distancia al alemán.

Por detrás, los dos Red Bull conservaron la tercera y cuarta plaza y Vettel no daba muchas muestras de competitividad. Por su parte, Alonso ganó una posición en el momento de la arrancada en perjuicio de Sainz, que cayó hasta la séptima posición.

Hamilton se puso en modo “escapada” y fue capaz de aventajar a su compañero en algo más de dos segundos, un margen escaso pero que poco a poco iba cimentando su colchón a la hora de pasar por boxes. Entre los pilotos de cabeza, Vettel fue el primero en hacerlo mientras que Ricciardo fue el siguiente. Sólo una vuelta después, la 17º, sustituyó los neumáticos Lewis Hamilton e inmediatamente, la 18º, Rosberg hizo lo propio aunque no le ganó la posición como cabía esperar. Ninguno de los dos encontró tráfico en sus vueltas y los mecánicos “clavaron” el tiempo empleado en realizar el pit stop.

Los dos Mercedes pusieron tierra de por medio entre los Red Bull y Vettel, mientras que por detrás Alonso, Raikkonen y Sainz peleaban por la sexta plaza. Pero el nórdico no dio muchas opciones al asturiano y enseguida le superó gracias a la mayor potencia de su motor y los neumáticos nuevos.

La carrera alcanzaba su ecuador y en Mercedes no ocultaban sus nervios ante la estrategia de Ricciardo, que pasó por boxes mucho antes que ellos para intentar acercarse a ellos. Hamilton lo hizo en la vuelta 42º y su compañero Rosberg lo hizo poco después. Sin embargo, una vez que regresaron a pista las cosas no cambiaron nada. El inglés siguió en cabeza y Rosberg se mantuvo detrás a la espera de su oportunidad.

Pero ese momento no llegó porque el británico le mantuvo a raya en todo momento y el alemán ni siquiera pudo acercarse. Hamilton logró la victoria por delante de su compañero y de Ricciardo, que protagonizó una buena carrera en la que lo intentó todo para acercarse al ritmo de los Mercedes. También realizaron un buen Gran Premio Fernando Alonso, séptimo, y Carlos Sainz, octavo, que ofrecieron una bonita pelea durante prácticamente toda la prueba. Sólo fueron superados por Kimi Raikkonen, que venía por detrás.

La Fórmula 1 no descansa y la próxima semana volverá a la acción en Alemania (domingo, 14:00 h)