1-1 Clasificación pírrica

Casillas recibió una patada de Arbeloa en la mano y le sustituyó Adán Benzema y Tino Costa, autores del 1-1. Coentrao y Di María, expulsados

Casillas no puede disimular el dolor en la mano izquierda mientras le atiende el médico
Casillas no puede disimular el dolor en la mano izquierda mientras le atiende el médico

Todos los del 0-5 menos Higuaín, que «dejó» su puesto a Benzema, en el segundo encuentro en cuatro días en Mestalla. La eliminatoria parecía solventada desde el Bernabéu (2-0), y por lo visto el domingo. Pero lo que podía haber sido un trámite, recuperó interés cuando se lesionó Casillas. ¡Qué cosas! Entró Adán y la emoción duró lo que tardó Benzema en hacer el 0-1 (44 minutos). Luego empató Tino Costa, Coentrao vio la segunda amarilla y Di María (min 88), la roja directa por un estúpido intento de agresión, una patada que rozó a Viera delante del árbitro. El partido empezó mal y terminó sucio; pero con el Madrid incrustado en las semifinales. Clasificación pírrica.

Mourinho es diabólico, pero no hasta el extremo de estigmatizar a Casillas. O sí. No, qué va. En el minuto 13 del epílogo Madrid-Valencia y viceversa, Iker salió rematadamente mal en un córner y cuando Arbeloa, uno de los favoritos del entrenador, intentó despejar, le sacudió una patada en la mano izquierda. El portero se quitó el guante, lo tiró con rabia y llamó al médico. En el minuto 17 Adán ocupó su lugar. Caprichos del destino. La naturaleza del fútbol, siempre impredecible.

Rebobinamos. En La Rosaleda, y después en el Bernabéu contra la Real Sociedad, Mourinho había entregado las llaves de la portería a Adán, que fue titular en Copa contra el Celta y en Liga de Campeones, contra el Ajax. La arbitraria decisión, propiciada por un castigo con tufillo de venganza personal, fue rebatida por la «justicia divina» cuando, en el minuto 6, Adán hizo penalti y el árbitro le expulsó. El Madrid ganó 4-3 a los donostiarras, Iker recuperó el trono y en los encuentros siguientes mantuvo su puerta a cero.

Como los objetivos del Madrid son la Copa y la «Champions», Casillas volvió a ser titular en Mestalla. Natural. Y le lesionó Arbeloa. Sin querer, faltaría más. Y Adán recuperó el puesto por el que su entrenador luchó denodadamente derribando molinos de viento lengua en ristre. Cuando Iker se retiró, saludó cariñosamente al relevo y al pasar al lado del técnico éste, sin volverse, le dio una colleja cariñosa.

Mourinho ya tenía lo que buscaba, ¿o no?, y el Madrid, que hasta el incidente jugaba como el domingo en Mestalla, sufrió una bajada de tensión. Cristiano Ronaldo intentó con Guaita el 0-3 que hizo a Diego Alves; este guardameta, que lo adivinó, despejó. El nuevo Valencia de Valverde con alineación renovada de punta a cabo, era superado por el adversario, hasta el minuto fatídico. A partir de ahí, Guaita descansó y Adán entró en acción. No le impresionaban los rugidos de Mestalla, otra vez al lado de su equipo. El aficionado soñaba con la remontada, la intuía, con remates como el de Valdez contra el cuerpo del portero... Así, hasta que la realidad se impuso. Hubo una jugada muy significativa: Viera regaló el balón en la media y se quedó. Estaba fundido. Sólo tuvo arrestos para pegarse con Cristiano Ronaldo, con Coentrao, riña de gatos, y poco después llegó el gol. Del Madrid. Alonso mandó la pelota al área, Ricardo Costa, que falla en el centro como en la derecha, dio una patada al aire, dejó el esférico a los pies de Benzema, que disparó e hizo el 0-1.

Llegó el descanso. El Valencia tenía que marcar cuatro goles para clasificarse y ninguno más el Madrid. La misión era imposible. La defensa ocasional madridista, con Albiol y Varane en el centro, se muestra segura. Responde mejor incluso que los titulares, Pepe y Ramos, y Coentrao, el otro «parche», también da la talla... hasta que pierde los papeles y la cabeza: con una tarjeta en su casillero, despejó con la mano y Pérez Lasa no tuvo más remedio que expulsarle (min 51). Sacó la falta Tino Costa, la pelota, rasa, cruzó entre un mar de piernas y sorprendió a Adán, poco afortunado. El Madrid se quedaba con 10 y el Valencia empataba a uno. El canterano Nacho entró por Özil.

Se defendía bien el Madrid incluso en inferioridad, no perdía el sitio y el Valencia no terminaba de encontrarlo. Al toque de corneta, Di María –hasta que perdió el oremus–, Cristiano y Benzema corrían como demonios y Guaita se santiguaba. Pero no hubo más goles. En ninguna de las porterías. Mourinho tiene parte de lo que quería y Valverde, una tarea ingente por delante.

- Ficha técnica:

1 - Valencia: Guaita, Joao Pereira, Rami, Ricardo Costa, Cissokho, Víctor Ruiz (Piatti, m.58), Tino Costa, Jonathan Pereira, Jonas (Canales, m.70), Guardado (Banega, m.46) y Valdez.

1 - Real Madrid: Casillas (Adán, m.16), Arbeloa, Varane, Albiol, Coentrao, Khedira, Xabi Alonso, Di María, Ozil (Nacho, m.53), Cristiano Ronaldo y Benzema (Modric, m.74).

Goles: 0-1, m.44: Benzema. 1-1, m.52: Tino Costa.

Árbitro: Pérez Lasa (Comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a los locales Víctor Ruiz, Joao Pereira, Tino Costa, Ricardo Costa y Banega y a los visitantes Cristano Ronaldo, Nacho y Modric. Expulsó a Coentrao (m.51) por doble tarjeta amarilla y a Di María (m.88) con roja directa.

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en Mestalla ante 40.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.