Atlético de Madrid

2-0. A Courtois le van las copas

Las paradas de Courtois, los errores de Guaita y los goles de Godín y Raúl García, en sendos saques de esquina, acabaron de voltear la eliminatoria a favor del Atlético de Madrid, que sin un gran fútbol selló su pase a cuartos y volvió a demostrar que defenderse es una asignatura que los de Simeone han aprobado hace tiempo. El Valencia se desesperó, plantó cara, anoche no mereció tanto correctivo y volvió a acordarse del meta rojiblanco, tan decisivo como en Mestalla con dos intervenciones de lujo ante Helder Postiga y Bernat.

Los goles del Atlético marcaron el partido. El Valencia los protestó por entender que el tanto de Godín llega de un córner polémico. Guaita tocó la pelota, no se sabe si cuando ya estaba fuera, pero Estrada señaló saque de esquina. Lanzó Gabi –los anteriores los había sacado el debutante Sosa sin ninguna incidencia– y Godín le robó la posición y el salto a Barragán. El meta valencianista reaccionó tarde, salió mal y no pudo impedir que el equipo de Simeone cobrase ventaja.

Y el tanto sirvió de acicate para el Valencia. Pizzi se jugó todas las cartas. Hizo cambios, movió el banquillo y tomó aire. Dominó, movió la pelota con más criterio a través de Míchel y Parejo y se encontró con las dos paradas de Courtois, el gran artífice de la clasificación rojiblanca. Fueron minutos en los que el Atlético no salía de su campo, se aculaba en su área y Diego Costa se convertía en un ente aislado que tenía que correr muchos metros y hacer conducciones muy largas para plantarse en el área valencianista. Arda y Raúl García se incorporaban excesivamente tarde a las jugadas de ataque, aunque en una de ellas, con el Valencia arrebatado en ataque, el navarro disparó al poste con Guaita batido.

El Atlético buscaba sus soluciones desde el trabajo defensivo, desde la contundencia de Miranda y Godín, desde el esfuerzo de Gabi y la buena colocación de Tiago. Pero le faltaba precisión, la pelota no le corría y el contragolpe no tenía la fluidez deseada. El partido estaba del lado rojiblanco, pero era el Valencia el que se manejaba mejor. Como ocurrió en Mestalla, le seguía faltando definición y no es de extrañar que Pizzi pida la llegada de un delantero rematador con urgencia.

Jugando en el alambre, basándolo casi todo en la fuerza defensiva, se llegó al último minuto. Otro córner, Gabi, de nuevo, al lanzamiento, y Raúl García que puede con todos y cabecea a la red ante el enfado de Ricardo Costa, que entiende que el navarro le ha hecho falta. Otro gol para que el Valencia pueda mirar al arbitraje en un partido en el que el primer tiempo tuvo muy pocas cosas, el ritmo fue muy lento y lo más notable, al margen de las ganas individuales de Diego Costa, fue un buen remate de Bernat –aquí hay futbolista de lujo– al que Courtois respondió con eficacia.

El Atlético, al que se le ve más espeso que hace un mes –el cansancio acumulado se nota en algunos jugadores–, sabía vivir en una situación compleja. Con el gol de Godín respiró, aunque la amenaza de la prórroga estaba en los pies de Alcácer, Postiga, Míchel o Piatti. Con el tanto postrero de Raúl García, ya pudo Simeone pensar en el Sevilla, rival del domingo. Y también pensará el técnico que la aportación de Sosa fue gris, pese a las ganas del argentino. Debut inadvertido, aunque se le vio mucho al sacar los córners, en un partido que volvió a tener como protagonista a Courtois en los momentos claves. Al belga le va la marcha y quiere seguir tomando copas en un Atlético que, juegue bien o mal, da la cara.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Sosa (Koke, m. 56), Gabi, Tiago, Arda (Cristian Rodríguez, m. 81); Raúl García y Diego Costa.

0 - Valencia: Guaita; Barragán, Ricardo Costa, Mathieu, Bernat; Javi Fuego, Parejo; Feghouli (Piatti, m. 66), Michel, Fede (Paco Alcácer, m. 55); y Helder Postiga (Pabón, m. 78).

Goles: 1-0, m. 50: Godín cabecea un saque de esquina botado por Gabi. 2-0, m. 88: Raúl García, de cabeza tras un córner lanzado por Gabi.

Árbitro: Estrada Fernández (C. Catalán). Expulsó por doble tarjeta amarilla a Parejo (m. 89). Amonestó a los visitantes Barragán (m. 31) y Michel (m. 37).

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 30.000 espectadores.