Alaya imputa un nuevo delito societario a Lopera por la compraventa «simulada» de acciones

La juez Mercedes Alaya ha imputado este lunes un nuevo delito societario continuado por la compraventa "simulada"de acciones "para evitar su intervención"al exmáximo accionista del Real Betis Manuel Ruiz de Lopera, que se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar, según han informado fuentes del caso. A su llegada a los juzgados del Prado de San Sebastián poco antes de las 13,00 horas, Lopera ha dicho encontrarse "bien"aunque ha lamentado que el Betis le tiene "desanimado", tras lo que ha confiado en que se "salve"y no baje a Segunda División. "Ojalá", ha dicho a los periodistas que le esperaban a las puertas del edificio judicial.

Las fuentes consultadas han indicado que la magistrada de Instrucción número 6 de Sevilla le ha imputado un delito societario continuado del artículo 295 del Código Penal por la compraventa "simulada"de las acciones de Farusa, empresa vinculada a Manuel Ruiz de Lopera, al grupo Bitton Sport, proceso de venta que llevó a cabo "para evitar la intervención"de las acciones ya que conocía que había un procedimiento judicial abierto.

Ante la juez ha comparecido también el responsable de Bitton Sport, Luis Oliver, a quien la juez ha imputado por vez primera en esta causa por los mismos hechos que ha atribuido a Lopera, han apuntado las fuentes, que han informado de que Oliver también se ha acogido a su derecho a no declarar.

De su lado, fuentes judiciales ya indicaron que la Fiscalía no va a acusar de este nuevo delito ni a Lopera ni a Luis Oliver.

Cabe recordar que Lopera ya compareció el pasado 14 de noviembre ante la magistrada de Instrucción número 6 de Sevilla, aunque también se acogió a su derecho constitucional a no declarar después de que la juez le imputara un delito continuado de apropiación indebida por administración desleal y/o societario también en continuidad delictiva.

Ese día, la juez Mercedes Alaya imputó a Lopera que, durante su mandato, entendió su relación con el Betis como una "fuente inagotable de negocio"con la que conseguir "ventajas económicas", obteniendo finalmente un beneficio de 24.973.829,82 euros entre 1993 y 2008 a través de sus empresas Tegasa y Encadesa.

La juez cifró en 24 millones "el beneficio final y el correlativo perjuicio para el Betis"durante las 14 temporadas analizadas, aseverando que "los rendimientos obtenidos por Tegasa y Encadesa derivados de las relaciones con el Betis han sido favorables desde el comienzo y se han mantenido a lo largo de las distintas temporadas, pues el Betis, para Lopera, sería una fuente inagotable de negocio".

Tras subrayar que Lopera se habría apropiado de fondos pertenecientes al club, Alaya puntualiza que, a lo largo de las temporadas de Encadesa, "como ocurriera con Tegasa, se cargaron al Betis gastos completamente ajenos a la actividad deportiva, como gastos relacionados"con inmuebles o "donativos"realizados por Encadesa, los cuales "eran cargados por el concepto de caja única y única rectoría de gestión que ostentaba Lopera del Betis y del resto de sus sociedades".

En esta causa hay ocho personas imputadas, entre ellas el propio Lopera y el exvicepresidente del Betis Angel Martín, según han indicado las fuentes, que han apuntado que en las próximas semanas la juez decidirá si archiva la causa o transforma las presentes diligencias previas en sumario o en procedimiento abreviado.