Atlético de Madrid

Sin gol no hay liderato

Vietto corre hacia el balón seguido por el defensa francés del Sevilla Benoît Trémoulinas.
Vietto corre hacia el balón seguido por el defensa francés del Sevilla Benoît Trémoulinas.

Simeone busca recuperar el liderato con el equipo de gala: Oblak, Juanfran, Godín, Savic, Filipe Luis, Gabi, Augusto, Koke, Saúl, Griezmann y Vietto.

Ocasiones, llegadas, remates, estrategia. El Atlético sacó todo su repertorio en busca del gol, pero como el equipo no sabe definir, no tiene un jugador de área que resuelva –echar una mirada al pasado (Agüero, Forlán, Falcao, Diego Costa) no conduce a nada– y enfrente tuvo un Sevilla con oficio, con forataleza y muy bien organizado defensivamente, el liderato –no se olvide que era provisional– se fue por la gatera de la desilusión, de la impotencia y de la cruda realidad porque, además, el rival jugó la última media hora con un hombre menos por expulsión de Vitolo. Villanueva, el árbitro, aplicó el reglamento a rajatabla, pero el castigo pareció desproporcionado.

No esperaba Simeone un Sevilla con Llorente y Emery le plantó al grandullón delante de Savic y Godín para buscar segundas jugadas y aprovechar la estrategia. Se contaba con Reyes y apareció Escudero para moverse por las bandas, especialmente por la izquierda. A su lado, Vitolo, que ha perdido la chispa que le llevó a la Selección. Y los demás, a trabajar metro a metro, sin tregua ante Gabi, Augusto y Saúl. Banega ponía el orden, lo mismo que Koke en el otro bando, mientras que Krychowiak y N’Zonzi eran puro músculo de ida y vuelta, que sostenían al equipo, muy bien defensivamente y con Sergio Rico, seguro y acertado cuando le tocó esforzarse ante Vietto, Griezmann, Saúl y Carrasco.

El Atlético salió convencido de que había que tener paciencia, dispuesto a minar la resistencia sevillista a base de entradas por las bandas y con el juego entre líneas de Griezmann y Vietto. Filipe y Juanfran lo intentaron con sus centros, pero Rami y Carriço se emplearon muy bien. Así los minutos se fueron consumiendo hasta el descanso con pocas opciones para ambos. Koke probó a Sergio Rico y Banega, en colaboración, con Saúl mandó un remate al larguero. Intensidad, pelea y garra ponían el final de un primer acto en el que faltó precisión y toque. El llamado juego bonito y estético que Atlético y Sevilla no suelen practicar.

La presencia de Carrasco y la expulsión de Vitolo llevaron al Atlético a mandar tras el descanso. Hubo acoso, pero no derribo porque el Sevilla se multiplicó en defensa y porque Carrasco, Gabi y Griezman no tuvieron malicia en sus remates. Vietto se lució y hasta Correa se plantó delante de Rico en una acción que acabó con el meta lesionado.

Era un Atlético precipitado, pese a que trataba de hacer las cosas bien ante el muro impuesto por Emery. Defensa, defensa en el Sevilla y ansiedad en los rojiblancos, que contaron en los últimos minutos con Jackson, que parece que no ha nacido para jugar en el Atlético. Al colombiano sólo se le vio una vez en un remate cercano. Moría el Atlético en el área sevillista y se desangraba en busca del gol que no llegó. El día que apruebe esa asignatura podrá aspirar a casi todo. Por ahora, lo tiene mucho más complicado.

- Ficha técnica:

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Augusto (Carrasco, m. 46); Griezmann, Saúl (Jackson Martínez, m. 75), Gabi, Koke; y Vietto (Correa, m. 79).

0 - Sevilla: Rico; Tremoulinas, Rami, Carriço, Coke; Vitolo, Krychowiak, N'Zonzi, Escudero (Krohn-Delhi, m. 54); Banega (Cristóforo, m. 75); y Llorente (Gameiro, m. 69).

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Expulsó a Vitolo, del Sevilla, por doble amonestación en los minutos 31 y 60, y a Unai Emery, técnico del conjunto andaluz, en el 61. Amonestó a los locales Augusto (m. 4), Carrasco (m. 63), Correa (m. 86) y Filipe (m. 86) y a los visitantes Llorente (m. 34), Carriço (m. 67) y Sergio Rico (m. 82).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores.

Iñaki Dufour/Efe