Fútbol

El Atlético reniega de la Liga

El desperdicio de talento del Cholo Simeone está al alcance de unos pocos

El Cholo Simeone, en la banda del Pizjuán
El Cholo Simeone, en la banda del Pizjuán FOTO: MARCELO DEL POZO REUTERS

Si el vestuario del Atlético de Madrid aún albergaba alguna posibilidad de pelear por el titulo de Liga antes de saltar al Sánchez-Pizjuan, no lo pareció. El planteamiento inicial del Cholo fue más de lo mismo. El equipo se encerró, volvió a apostar por salir a la contra y la consecuencia fue, por enésima vez, que la cosa no funcionó. De nuevo una defensa de cinco hombres con un centrocampista como Kondogbia haciendo de eje, mientras los locales jugaban con un solo delantero. Aunque sea habitual no deja de ser sorprendente la cabezonería de querer tropezar permanentemente con la misma piedra. Un día se ganará y algún iluminado soltara el manido «donde están los que decían...», pero hay que recordar que con cuatro atrás se hizo la pasada temporada una primera vuelta memorable y con la táctica actual casi se pierde el título.

Los de Julen Lopetegui, con un equipo en cuadro y muerto físicamente, se hicieron con el balón gracias a la superioridad en el medio y a la pasividad de un Atleti que sólo quiere la pelota para buscar la portería contraria con tres pases mejor que con cuatro.

Reculó tanto el equipo del Cholo Simeone, que Rakitic pudo recibir en la frontal, orientarse y disparar a la escuadra. Poco que ver con la casualidad y mucho con la facilidad con la que los rojiblancos dejan a su rival llegar hasta esa zona del campo. En un balón parado llego el empate que dejó las tablas antes del descanso, momento en que alguno debió ver la luz de que empatar no valía para nada a estas alturas, y salió a intentar ganar el partido en la segunda mitad. Pudo hacerlo en algún momento, pero la falta de práctica se nota y el Sevilla no sufrió demasiado en ningún momento.

Al final, el Atleti recibió de su propia medicina y perdió el partido como pretendió ganarlo. Una contra, un córner pasivamente defendido y a trece puntos del líder antes de que el Madrid recibiera el Cádiz. No ha terminado la primera vuelta y el objetivo ahora es meterse entre los cuatro primeros. De momento el Atlético es quinto por detrás del Rayo Vallecano. El de Vallecas es un equipo al que da gusto ver jugar. La que era la mejor plantilla del equipo en años ha terminado siendo un desperdicio de talento sólo al alcance de unos pocos.