Casillas ya dice que quiere irse

TVE ha adelantado que la propuesta por escrito del club portugués supone que en Chamartín se hicieran cargo del 100% de la ficha del portero.

Hasta ayer ni Iker Casillas ni nadie de su entorno reconocía que se quería ir del Real Madrid. Al revés, todos los mensajes iban en dirección contraria: que su intención era quedarse en el Santiago Bernabéu una temporada más y pelear con quien fuera por la titularidad, que no le importaba el reto. Cuando dejaba caer eso, ya conocía el interés del club por De Gea y que no partía como portero titular para Rafa Benítez. En las oficinas blancas, mientras, aseguraban que no llegaban ofertas por su capitán y Casillas tampoco tenía un destino claro. Inglaterra, no; Italia, tampoco; Turquía no le apetecía. Según pasaban los días y se abría el frente de Sergio Ramos, la situación de Casillas pasaba a un segundo plano y daba la impresión de que estaba más cerca de quedarse que de irse.

Ahora la situación ha cambiado. El Oporto se ha interesado por Iker, que ha visto su gran oportunidad para abrir la puerta de salida y encontrar un lugar donde cobijarse. «El Oporto le quiere e Iker se quiere ir», decía ayer el representante del guardameta. El entrenador del conjunto portugués es Julen Lopetegui, ex portero español, ex madridista y ex entrenador del Castilla cuando Iker ya jugaba en el primer equipo. Además, el Oporto juega la «Champions». La temporada pasada llegó a los cuartos de final, donde el Bayern le pasó por encima en el encuentro de vuelta, tras una gran victoria en la ida.

Iker sabe que da un paso atrás, pero que aún seguirá a un buen nivel competitivo y quién sabe si se cruzará con el Real Madrid en la competición europea.

Sin moverse hasta ayer, sin querer dar la impresión de que se quería ir, jugando una partida de ajedrez y de posiciones con el club, Casillas ha descubierto por fin gran parte sus cartas. Pero aún faltan algunos temas que cerrar y pueden ser los más importantes. Si hasta ahora no ha habido movimientos es porque había grandes diferencias económicas entre ambas partes. Y eso aún tiene que solucionarse. El Oporto, que se ha caracterizado en los últimos años por ser un club que ficha muy barato y luego vende caro, no va a romper esa tendencia.

Iker no quiere dejar de cobrar los 14,5 millones que tiene firmados por los dos años con el Real Madrid, y el Oporto, ahora mismo, no está dispuesto a pagar toda su ficha. Desde el club blanco, siempre se ha dicho que se va a ser generoso con la salida del futbolista, pero siempre dentro de un orden. En una primera aproximación, el Oporto no estaba dispuesto a llegar ni al 50% de la ficha de Casillas y tendría que ser el Madrid quien cubriese el resto, además, claro, del desembolso que va a tener que hacer para fichar a De Gea.

Pero el asunto se va aclarando para que Rafa Benítez empiece a trabajar con tranquilidad. El técnico llegó ayer a Valdebebas a las 8 de la tarde, para comenzar la temporada. El viernes llegan casi todos. Casillas está por verse.

De Gea, ¿oculto en Manchester?

La foto que más se buscaba ayer era la de De Gea en el entrenamiento del Manchester o a la entrada o a la salida, pero no hubo suerte. El «Daily Mirror» asegura que le pilló saliendo en un coche, con la cabeza en las rodillas y una gorra tapándole. Imago Sports, la agencia que se ocupa de la comunicación del futbolista, negó que fuera el portero español el que salía escondido en el coche. La imagen no permite saber si era De Gea el que se ocultaba en el asiento del copiloto por el ruido mediático que se está creando alrededor de un traspaso que ya está siendo más largo de lo previsto.

Al futbolista no le quedó más remedio que presentarse el primer día del nuevo curso porque Madrid y Manchester no han llegado a un acuerdo. Públicamente está guardando las formas, aunque tiene prisa por que se arregle la situación. El equipo que entrena Van Gaal juega en Seattle el 17 de julio en su gira americana y la imagen de De Gea aparece en el vídeo de la presentación de esa gira.

No quería enfrentamientos innecesarios, después de haber rechazado ya una oferta de renovación este verano y de rechazar la que le van a hacer. Él está convencido de que quiere jugar en el Madrid.

Con el club blanco ya tiene todo atado y el último impedimento, la presencia de Casillas, que hacía más incómoda su llegada, está cerca de resolverse. Ahora sólo falta convencer a Van Gaal de que hace mejor negocio ahora que dejándole ir gratis el año que viene. Con Iker yéndose y De Gea sin venir, el único portero seguro es Keylor Navas, que ya está en Madrid, preparado para empezar.