El faraón Salah enciende Anfield (5-2)

Momento del partido entre el Liverpool y Roma / Ap
Momento del partido entre el Liverpool y Roma / Ap

A diez minutos del final el Roma estaba en la lona tumbado por los goles de Salah, Firmino y Mané, por la exhibición de ritmo, velocidad y precisión de los de Klopp. Los diablos rojos se habían dado el gustazo de desnudar al equipo de Di Francisco, incapaz de parar los golpes cuando el Liverpool, del faraón Salah, encontraba los espacios para hacer daño, para ciscarse en Fazio y Manolas y en el sistema elegido por el técnico italiano. Sin embargo, con los goles de Dzeko y Perotti, de penalti, quién se atreve ahora a decir que los ingleses son favoritos para estar en Kiev.

El fútbol es imprevisible. El Liverpool, que despertó tras un aviso de Kolarov al larguero (m. 18) tendrá que espabilar en Roma para hacer buena su renta. Una renta que se fraguó en los dos goles de Salah en el primer tiempo. Antes había perdonado Mané y después fue Firmino el que no pudo con Allison. Además, Lovren había rematado al larguero como prueba del dominio rojo.

Un dominio basado en la presión, en la velocidad, en el juego al espacio. Los partidos se ganan en la sala de máquinas, en el centro del campo. El Liverpool es la excepción. Pocos toques, poca elaboración y un juego directo que el Roma no supo contrarrestar. Di Francisco con sus tres centrales se vio impotente para frenar el ataque del Liverpool. De Rossi, Florenzi y Nainggolan apenas tenían la pelota. Dzeko era un islote y el «tempo» del partido lo manejó con criterio el conjunto inglés.

No hubo mejoría romana tras el descanso. Al revés, la situación empeoró. Otros diez minutos de avalancha roja y tres goles. Dos asistencias de Salah y un córner pusieron a Mané y Firmino en la lista de goleadores. El brasileño hizo dos y demostró su efectividad. El egipcio era la estrella, el jugador decisivo que imponía respeto por su rapidez, su toque y su manera sencilla de entender el juego cuando se está cerca de la portería rival.

Klopp tuvo la osadía de cambiarle y el Liverpool ya no fue tan letal. Comenzó a tener menos oxígeno, a no controlar el centro del campo y a permitir las llegadas de los italianos. Di Francisco acertó con los cambios y el equipo se fue al ataque. Marcó Dzeko y luego fue Perotti el que transformó desde los once metros. La hemorragia se había cortado, Klopp ponía cara de póker porque el billete para Kiev lo habían tenido en la mano, pero esto es fútbol y hasta el rabo todo es toro.

No hagan apuestas, no especulen, en Roma se verá un gran encuentro y allí, donde jugó la pasada temporada, el faraón Salah tendrá que demostrar que es uno de los grandes. Hay partido...Hay eliminatoria.

FICHA TÉCNICA.

--RESULTADO: LIVERPOOL, 5 - ROMA, 2 (2-0, al descanso).

--ALINEACIONES.

LIVERPOOL: Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Henderson, Oxlade-Chamberlain (Wijnaldum, min.18), Milner; Salah (Ings, min.75), Mané y Firmino (Klavan, min.90).

ROMA: Alisson; Manolas, Fazio, Juan Jesus (Perotti, min.67); Florenzi; De Rossi (Gonalons, min.67), Strootman, Kolarov; Cengiz Under (Schick, min.45), Nainggolan y Dzeko.

--GOLES.

1 - 0, min.36, Salah.

2 - 0, min.45, Salah.

3 - 0, min.56, Mané.

4 - 0, min.61, Roberto Firmino.

5 - 0, min.69, Roberto Firmino.

5 - 1, min.81, Dzeko.

5 - 2, min.85, Perotti, de penalti.

--ÁRBITRO: Felix Brych (ALE). Amonestó a Alexander-Arnold (min.39), Lovren (min.74) y a Henderson (min.85) por el Liverpool y a Juan Jesus (min.26) y Fazio (min.88) por la Roma.

--ESTADIO: Anfield. 54.000 espectadores.