Fútbol

Majadahonda-Atlético: cuando el rival es tu “hermano”

El rojiblancos juegan en el Metropolitano, pero como visitantes ante el Majadahonda un club que es casi un filial atlético

Simeone, en el último entrenamiento del Atlético antes del partido de Copa del Rey ante el Rayo Majadahonda
Simeone, en el último entrenamiento del Atlético antes del partido de Copa del Rey ante el Rayo Majadahonda FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

El Atlético entrenó ayer, como siempre, en la Ciudad Deportiva Wanda, en Majadahonda. En la misma instalación donde está el Cerro del Espino, el estadio en el que juega sus partidos el Rayo Majadahonda, rival de los rojiblancos en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Será una eliminatoria extraña para los de Simeone, porque el rival no es exactamente un enemigo. Más bien se trata de una especie de filial, de un club amigo, un «hermano» pequeño con el que hay buena relación e incluso algún convenio para ser una extensión de la cantera atlética. La mejor muestra es que el choque se va a jugar en el Metropolitano, tal y como anunció poco después del sorteo el club majariego.

Le ceden la ventaja del campo al equipo grande, a cambio de que sus futbolistas tengan la experiencia de verse en un gran escenario como el Metropolitano, y también, según explicó el propio Rayo Majadahonda, para facilitar el trabajo de los medios de comunicación. «Este encuentro conlleva una mayor movilización de servicios y recursos que el Cerro del Espino no está capacitado para acoger. Gracias a la buena relación existente entre ambos clubes, la propuesta del cambio de estadio se dirigió a la Real Federación Española de Fútbol para así mejorar las condiciones del partido. Esta solicitud ha sido aceptada por el máximo organismo del fútbol español tras la información proporcionada en los últimos días», decía el comunicado que explicaba el cambio de escenario.

Los clubes modestos, en este formato de Copa sin choque de vuelta, tienen la gran ventaja de poder jugar ante su público y hacer una especie de encerrona a los grandes en su guarida. Pero no será así en este caso, porque gracias a esa buena relación entre entidades, el Atlético va a poder buscar el pase en su casa. Para el Majadahonda no es un territorio desconocido del todo, ya que en el arranque de la temporada 2018-19, la que jugó en Segunda División, empezó disputando sus encuentros como local en el Metropolitano, mientras terminaban las obras para adaptar el Cerro del Espino a las exigencias del fútbol profesional.

Sólo estuvo un curso en la categoría de plata el Majadahonda, que ahora vive en la 1ª RFEF y en esta Copa del Rey ya ha eliminado al Eldense y al Málaga para encontrarse con el Atlético. A pesar de la cercanía entre clubes, no se van a enfrentar los de Majadahonda a un rival relajado, porque las últimas experiencias en este torneo son casi sonrojantes para los de Simeone. El curso pasado fueron eliminados por el Cornellá, de Tercera División, y en la temporada 2019-20 fue la Cultural Leonesa, de Segunda B entonces, la que dejó fuera a los rojiblancos en la prórroga. Un año antes, el Girona empató en el Metropolitano y siguió adelante, así que Simeone no quiere volver a tropezar así. «En los últimos años no hemos estado a la altura, esperamos aprender de aquellos errores», decía el Cholo en la previa.