Atlético de Madrid

El rojiblanco Lucas Hernández, en libertad con cargos tras ser detenido por malos tratos

La juez cita como imputada a su novia y les impone una orden de alejamiento mutuo

Lucas Hernández a su salida de los juzgados de Majadahonda
Lucas Hernández a su salida de los juzgados de Majadahonda

El jugador del Atlético de Madrid Lucas Hernández ha sido puesto en libertad tras ser detenido acusado de haber pegado a su novia. La juez ha citado a ésta como imputada y ha impuesto una orden de alejamiento mutuo.

El jueves tuvo un día normal de entrenamiento en el Cerro del Espino, Majadahonda, y por la noche se fue de cena. No acudió su pareja, Amelia, que le esperaba en la casa que ambos comparten en la urbanización Molino de la Hoz, en la vecina localidad de Las Rozas. Eran alrededor de las 2:30 horas de la madrugada de ayer cuando el jugador del Atlético de Madrid Lucas Hernández regresaba a casa y aquí es donde difieren las versiones sobre lo ocurrido. Lo cierto es que se efectuó una llamada de alerta desde el interior de la vivienda y al lugar acudieron inmediatamente la Policía Local de Las Rozas y una UVI móvil del Servicio de Asistencia Municipal, Emergencias y Rescate Samer-Protección Civil. Aunque la llamada se realizó desde el fijo, a la llegada de los efectivos policiales y sanitarios, la joven, de 29 años, se encontraba en el exterior de la vivienda. Según fuentes cercanas a la investigación, presentaba signos de haber sido golpeada y refería dolores en la espalda, el costado, los brazos y un labio, por lo que fue trasladada al hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, donde le dieron el alta. Sus lesiones eran todas de carácter leve. Hasta el cierre de esta edición la mujer no había denunciado los hechos ni tampoco había denuncias previas por malos tratos entre la pareja, por lo que la Policía actuó de oficio aplicando el protocolo de violencia de género.

Los agentes de Policía Local de Las Rozas que llegaron al lugar de los hechos fueron quienes practicaron la detención del defensa del club rojiblanco, que no presentó ningún tipo de resistencia a la hora de ser arrestado. Las mismas fuentes sostienen que el jugador, de 20 años, presentaba síntomas de embriaguez. Su versión de los hechos, no obstante, dista del relato ofrecido por su pareja.

Según Hernández, cuando llegó de madrugada a su domicilio se originó una fuerte discusión con su pareja, pero los golpes que presentaba se debían a una caída fortuita, según su relato. El jugador sostiene que su novia comenzó a golpear su coche y al apartarla se cayó, pero que él no la golpeó directamente.

Después de ser engrilletado, el futbolista de origen francés fue trasladado por los agentes municipales a dependencias de la Guardia Civil, ya que la Policía Local no dispone de calabozos. Allí, en el puesto del instituto armado de Las Rozas, pasó la noche y a media mañana fue puesto a disposición judicial en el juzgado de guardia especializado en violencia sobre la mujer de Majadahonda, ya que es el partido judicial que le corresponde. Se trata del Juzgado de Instrucción número 7 de la localidad. La magistrada titular, Elena Garade, le tomó declaración a primera hora de la tarde de ayer y acordó su puesta en libertad con cargos, pero sin fianza, a la espera de juicio. Abandonó las dependencias judiciales sobre las 15:30 horas de la tarde. La mujer no acudió a declarar, a pesar del requerimiento de la jueza, alegando que no estaba preparada psicológicamente hacerlo.

En un primer momento la mujer también fue detenida porque, según fuentes de la investigación, el deportista también presentaba alguna lesión leve como consecuencia de una pelea entre ambos, aunque fue puesta en libertad después. Lucas lucía un arañazo en la cara y ha presentado una denuncia por agresión contra su pareja por atacarlo con un objeto punzante. Según el entorno del jugador, el había recibido amenazas de la mujer y no se encontraba en estado de embriaguez cuando la Policía Municipal llegó al domicilio y sí muy afectado psicológicamente. Las mismas fuentes, que describen una relación bastante tormentosa, aseguran que el futbolista había decidido regresar a casa después de insistentes llamadas y mensajes de su pareja para que lo hiciera. Fue al llegar cuando comenzaron los incidentes que llevaron a Lucas a dormir en un calabozo.

La Fiscalía solicitó al juez que impusiera una orden de alejamiento mutua tanto al futbolista, detenido por agredir a su novia, como a ésta. De hecho, ella tendrá que acudir a dependencias judiciales el próximo lunes para declarar ante la misma magistrada, que ha hecho caso de la petición del Ministerio Público y ha acordado la medida cautelar de alejamiento de 500 metros. Se trata de una medida cautelar y, por tanto, deberán permanecer separados hasta un nuevo pronunciamiento judicial.

El club pide prudencia y que se respete la presunción de inocencia del futbolista para que sean los jueces los que decidan sobre el asunto, a la vez que manifiesta su más enérgica condena a cualquier tipo de violencia. La decisión deportiva sobre la convocatoria del jugador para enfrentarse esta tarde al Leganés la deja en manos de Simeone. Pero el jugador no parece en las mejores condiciones para competir. Lucas reiteró en su declaración ante la jueza lo que le dijo a los miembros del club que estuvieron en contacto con él en el día de ayer. Asegura que no ha agredido a nadie.