Copa del Rey

El empuje del Sevilla no acaba con la esperanza del Leganés

El defensa del Sevilla Gabriel Mercado controla el balón junto a al brasileño Grabriel Pires, centrocampista del Leganés
El defensa del Sevilla Gabriel Mercado controla el balón junto a al brasileño Grabriel Pires, centrocampista del Leganés

Las paradas de Champagne y un clamoroso error de Sergio Rico dejan abierta la semifinal.

Lo que el fútbol separó durante casi una hora de partido lo igualaron las portería anoche en Leganés. El equipo madrileño, «modélico» según lo definió Montella en la víspera, tiene opciones de buscar dentro de una semana en el Sánchez Pizjuán la primera final de su historia porque el Sevilla, superior en todas las líneas, se chocó contra una pared llamada Champagne en el área local y regaló, Sergio Rico mediante, el tanto del empate. Muriel y Siovas fueron los goleadores.

«Un típico partido de Copa», reza el tópico, y eso se presenció en Butarque, signifique lo que signifique. Porque, a despecho de que la batalla iba a durar 180 minutos, los dos contendientes se lanzaron a por la defensa rival con una presión alta desde el inicio. El trío atacante del Leganés era más una línea de contención para cortocircuitar a Nzonzi y Banega, los fusibles del Sevilla. De esta guisa logró Garitano que sus chicos disfrutasen de las primeras aproximaciones, con un par de robos en zona sensible que no fueron a más por imprecisiones en el último pase.

Los sevillistas asustaban a balón parado, con un córner mal defendido en el que el balón quedaba muerto en la cabeza de Mercado, a quien se adelantaba Champagne con reflejos de gato cuando se disponía a empujarla. Pero el entramado defensivo de los andaluces también disponía trampas para elefantes en cualquier lugar del campo, y así encerraron Nzonzi y Lenglet a su compatriota Beauvue, permitiendo el robo de Banega, que rompió con un pase supersónico las líneas descolocadas del Leganés. Sarabia y Muriel quedaron mano a mano con sus dos marcadores y el pase del primero fue resuelto por el colombiano con un preciso remate cruzado que abrió el marcador.

Durante la primera mitad, dominada claramente por el Sevilla, el Leganés pudo empatar mediante Beauvue tras una pérdida de Sarabia al borde de su área pero fueron los visitantes quienes rozaron el KO tiro de Correa que se envenenó y luego con una doble ocasión de Lenglet y Mercado que obligó a dos intervenciones memorables de Champange, pletórico de reflejos.

La vida puede cambiar en un instante, esos «momentos estelares» que describió Zweig. El Sevilla tenía perfectamente controlado a un Leganés que atacaba por compromiso, marcador obligaba, pero que no dañaba al rival. Pero un córner mal negociado por Sergio Rico, culpable de un error similar el domingo ante el Getafe, permitió que Siovas empatase con el gol tonto de esta Copa, pues el balón le rebotó en la cabeza tras el puñetazo al aire del portero. El inesperado empate insufló energía a los pepineros, que acamparon durante unos minutos en campo ajeno, si bien las contras sevillistas eran más amenazantes que el ataque estático de un equipo que echaba de menos las inspiración de Gabriel Pires, muy gris toda la noche.

Jesús Navas, muy cómodo en las fases defensivas como lateral derecho y pertinente en sus incorporaciones, penetró dos veces con mucho peligro por su costado para poner centros aviesos que no encontraron rematador y el Mudo Vázquez, en el último minuto, ensayó un disparo desde treinta metros que aceleró los pulsos albiazules. Amainó el chaparrón ofensivo del Sevilla en el tramo final pero aun así pudo empapar al Leganés, que descaradamente se contentó con la igualada. Hay noches en las que ganar parece una quimera y es más prudente no aventurarse demasiado, debió pensar Garitano. Y sí, otro topicazo para concluir: las espadas están en todo lo alto.

Ficha técnica:

1 - Leganés: Champagne; Tito, Bustinza, Siovas, Raúl García; Gumbau, Brasanac (Eraso, min.46); El Zhar (Diego Rico, min.82), Amrabat (Omar Ramos, min.75), Gabriel; y Beauvue.

1 - Sevilla: Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Correa, Franco Vázquez; y Muriel (Nolito, min.75).

Goles: 0-1, m.20: Muriel. 1-1, min.55: Siovas.

Árbitro: José Luis González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Brasanac (min.23), Escudero (min.47), Vázquez (min.65), Lenglet (min.73), Sarabia (min.86) y Omar (min.88).

Incidencias: encuentro correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado en el estadio de Butarque ante 11.454 espectadores.