El Barcelona pide silencio al juez Ruz

El fichaje de Neymar, del que el Real Madrid aseguró que le hubiera costado 150 millones de euros, es una fuente de problemas para el presidente del Barcelona, Sandro Rosell
El fichaje de Neymar, del que el Real Madrid aseguró que le hubiera costado 150 millones de euros, es una fuente de problemas para el presidente del Barcelona, Sandro Rosell

El Barcelona quiere silencio sobre el contrato de Neymar y ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz confidencialidad en la investigación de la querella interpuesta contra el presidente del club azulgrana por la contratación supuestamente irregular de Neymar. La respuesta del magistrado es que «está garantizada por la ley». El club presentó varios documentos tras la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de admitir a trámite la querella por apropiación indebida interpuesta contra el presidente Sandro Rosell por este fichaje, ante la posibilidad de que los contratos que lo sustentaron fueran «simulados».

Según han informado fuentes jurídicas, en uno de esos contratos reclamó al juez confidencialidad tras la publicación del escrito de la Fiscalía pidiendo la admisión a trámite, y en concreto que sólo se incorpore a la causa lo que resulte importante para la investigación. El juez ha respondido que por ley se tiene que incorporar y dar traslado a las partes de todo lo que se investigue, y le recuerda que el juzgado ya advirtió a las partes en una diligencia dictada el 8 de enero del uso correcto que debía hacer de la información.

El Barcelona también presentó un escrito con alegaciones en las que afirma que no son ciertos los delitos que narra la querella presentada por un socio del club contra su presidente y, finalmente, pidió personarse en las diligencias previas abiertas.

El juez ha incorporado las alegaciones y le ha pedido al club que en un plazo de 24 horas le diga en calidad de qué pretende personarse. Ruz aún tiene que decidir si admitir a trámite la querella, en la que el socio Jordi Cases afirma que no se sabe la cantidad que efectivamente pagó el Barcelona por el fichaje del delantero brasileño Neymar, y se ha ocultado por ello a los socios una información que debía ser pública. Cases cree que el Barcelona pagó por el fichaje 40 millones a una sociedad del padre de Neymar y 17,1 millones en concepto de traspaso federativo al Santos, el club de procedencia del jugador. A esas cantidades añade 7,9 millones por un acuerdo preferencial para el fichaje de tres jugadores del Santos y otros 9 millones por dos partidos amistosos.

«Mi contrato es todo legal. Lo ha llevado mi padre y confío en él», dice el jugador.