FC Barcelona

Un tridente de vértigo

Messi finaliza la contra perfecta para arrodillar al Arsenal en un fantástico partido. Después, repitió de penalti.

Aaron Ramsey pelea por el balón con Andrés Iniesta
Aaron Ramsey pelea por el balón con Andrés Iniesta

Messi finaliza la contra perfecta para arrodillar al Arsenal en un fantástico partido. Después, repitió de penalti.

Al tridente del Barcelona le gustan los retos y vencer en el Emirates era uno de ellos. Lo lograron después de un espectacular partido de fútbol y ante un gran oponente que quizá no se explique por qué recibió un castigo tan grande después de una actuación más que meritoria. Pero enfrente tenía un rival que desde hace años compite como nadie y desde hace menos tiempo sabe adaptarse a todas las circunstancias, a jugar con la posesión, a agotar al rival o a aceptar el intercambio de golpes matándote en las transiciones. Hubo de todo eso en Londres, y cuando el duelo se abrió fue cuando Suárez, Neymar y Messi hicieron la contra perfecta para que el «10» rompiera su maldición ante el portero Petr Cech en su séptimo enfrentamiento. De Ney a Suárez, de éste al brasileño, después de aguantarla, y por último a Leo, que no remató de primera, hizo una pausa para tirar a Cech al suelo y después sí, lanzó la pelota a la red. Un inocente penalti de Flamini a Messi poco después supuso el segundo de los azulgrana y más de media clasificación para cuartos de final. Era una noche para no dejarse nada, de «Champions», y el triunfo llegó después de mucho esfuerzo.

Hubo varios partidos en uno. El de la primera mitad fue muy táctico. El arranque en el que el Arsenal apretó arriba fue momentáneo. El balón se lo quedó el Barça y el duelo iba a moverse entre su pericia y su paciencia para filtrar un balón claro al área y las salidas rápidas del Arsenal. Entre la habilidad de Neymar o Messi y la velocidad de Alexis. Corría a toda prisa el conjunto inglés, espoleado por su animosa afición, que celebraba cada transición con entusiasmo. Cada vez que el Arsenal rompía la presión y se lanzaba, se montaba una fiesta en la grada. Y al principio lo logró en varias ocasiones, casi todas con Alexis como protagonista. El chileno hizo pasar una mala noche a Alves, aunque el brasileño fue creciendo. De sus pies salió la jugada que terminó con el incomprensible remate de Chamberlain, flojo, cayéndose, cuando lo más fácil parecía meter gol. Fue el susto más gordo que se llevó el Barcelona, que nunca estuvo cómodo en la primera mitad. Demasiado encerrado entre los centrales Luis Suárez y muy vigilado Messi, era Neymar el que rompía la monotonía con sus regates ante el español Bellerín. Poco a poco, el equipo de Luis Enrique fue metiendo más atrás al Arsenal, que tampoco se sentía a disgusto en ese papel. Por mucho que a los españoles les faltara algo de rapidez en el movimiento de la pelota, los equipos estaban bien, cada uno jugando a cosas diferentes. Cansado de perder por ser excesivamente ofensivo, el Arsenal ha optado este curso ante los grandes por buscar el pánico a la carrera para llegar al gol. La resistencia «gunner» cedió sólo al final del primer tiempo, cuando Luis Suárez dispuso de dos ocasiones, especialmente una con la cabeza, que no resolvió.

Nada tuvo que ver lo visto hasta ese momento con lo que estaba por llegar. Tras el descanso, el Arsenal se entregó a un ida y vuelta loco y maravilloso que dio como resultado un fantástico rato de fútbol. Fue Neymar el primero en encontrarse solo ante Cech, y falló. Fue Ramsey el que perdonó ante Ter Stegen, fantástico con los pies y las manos, sobre todo ante un cabezazo de Giroud, y era Iniesta el que había despertado para protagonizar un segundo tiempo de escándalo. Cualquier cosa podía pasar en ese manicomio. Un error era letal ante los espacios que ofrecían ambos. Y en ese momento se impuso la ley del «tridente» en este Barça camaleónico. Porque después del gol volvió la pausa. El Barcelona puso anestesia en el Emirates y la distancia al final todavía pudo ser mayor, pues Suárez y Neymar tuvieron ocasiones claras. Messi, esta vez, no perdonó de penalti.

- Ficha técnica:

0 - Arsenal: Cech; Bellerín, Mertesacker, Koscielny, Monreal; Coquelin (Flamini, m.82), Ramsey, Oxlade-Chamberlain (Walcott, m.50); Özil, Sánchez y Giroud (Welbeck, m.72).

2 - Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Neymar y Suárez.

Goles: 0-1, m.71: Messi. 0-2, m.82: Messi, de penalti.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Monreal (m.5), del Arsenal; y a Piqué (m.85), del Barcelona.

Incidencias: partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Emirates Stadium de Londres ante 59.889 espectadores.