El desafío de Jorge Pérez

Si Villar fuera el mandamás de la UEFA, el secretario general de la Federación estaría más cerca de ser presidente de la RFEF

Si Villar fuera el mandamás de la UEFA, el secretario general de la Federación estaría más cerca de ser presidente de la RFEF

Con Ángel María Villar al frente, la Real Federación Española de Fútbol ha alcanzado los mayores éxitos imaginables, y algún fracaso que otro, como la ausencia en los Juegos Olímpicos de Pekín o el sonado batacazo en el Mundial de Brasil, que ha marcado su devenir. Los ingresos que proporciona un equipo campeón distan de ser los que aporta una Selección fracasada, y en este capítulo la RFEF ha notado sensiblemente cómo han disminuido las inversiones de los patrocinadores; amén de las batallas que mantiene con el poder establecido, léase Consejo Superior de Deportes; pleitos que son como el cuento de nunca acabar y sospechas de mala praxis. Es por ello, por cambiar el modelo, por renovar las estructuras y los cargos, que Jorge Pérez ha desafiado al jefe y pretende desbancarle de la poltrona en las urnas, salvo que el dirigente bilbaíno dé un salto hacia adelante y sea elegido para presidir la UEFA.

Al referirse a su posible sucesor, Michel Platini, además de inhabilitado, dimitido, ha dicho: «Ángel María Villar es el líder deportivo más exitoso del planeta y quizá de la galaxia». Jorge Pérez, secretario general de la RFEF que lleva 26 años al lado de Villar, no resta méritos a su todavía jefe, pero está convencido de que se puede mejorar sensiblemente lo que ha hecho su antecesor y, además, lo considera necesario para avanzar con los tiempos y airear la plaza.

Los ingresos en la RFEF han menguado. Se han dejado de ingresar cuatro millones del CSD y otros tantos de derechos internacionales por no gestionarlos. De los patrocinadores de la Selección campeona del mundo y bicampeona de Europa sólo quedan cinco. «Se ha ganado mucho dinero en la Federación; pero eso fue antes». En Brasil, tras caer en la primera fase, se inició el derribo. El todopoderoso vicepresidente Juan Padrón recriminó al secretario general, que ahora no tiene firma ni voz ni voto, el coste de la carpa donde se acogía a Prensa e invitados, que triplicaba el precio de lo que costó en Suráfrica. Y se produjo la ruptura, que meses más adelante fue el punto de inflexión para que Pérez, aspirante «bendecido» por Miguel Cardenal y Javier Tebas, se decidiera a presentar su candidatura.

Pérez quiere dar la vuelta a las estructuras federativas como a un calcetín. Hay un empleado que ha cumplido los 90 años, Padrón tiene 80 y un poder omnímodo, es el hombre que mueve los hilos mientras Villar, debido a sus cargos en UEFA y FIFA, pasa cerca de 300 días fuera de España; hay varios trabajadores de más de 70... y piensa que tanto la Segunda B como la Tercera División están abandonadas.

Villar está a la espera de la decisión del TAD (Tribunal Administrativo del Deporte) desde hace más de dos meses, por los favores al Recreativo y al Marino, a los que ayudó económicamente para mantenerlos en la categoría, y ese conflicto permanente con las instituciones es lo que Pérez quiere erradicar.

Pretende que la Ciudad del Fútbol de Las Rozas sea también sede de laLiga y trasladar el Museo del Fútbol a un local de la Gran Vía madrileña, más fácil de visitar. Y en cuanto al fútbol profesional, elevar la edad de jubilación de los árbitros de 45 a 47 años, siempre que su condición física sea la idónea. Y que el órgano de gobierno de la RFEF no sea un coto cerrado o el cortijo presidencial, o vicepresidencial, sino un punto de encuentro y participativo.

Las dificultades para derrocar a Villar son muchas; la maquinaria está viciada después de tantos años, de las cadenas de favores y del amiguismo impuesto en determinadas Federaciones Territoriales que, ahora con el reparto económico de los derechos televisivos en proporción a las licencias expedidas, liberarán lo que en este entorno también se conoce como el voto cautivo. Ahí, además de en su programa progresista, radica la fuerza de Jorge Pérez, que se quitaría un peso de encima si su rival presidiera la UEFA.

Líneas de cambio

- Recuperar la subvención del CSD. Son cuatro millones de euros que la Federación ha dejado de ingresar por la guerra con Miguel Cardenal

- Reparto del dinero de TV. Piensa Jorge Pérez que sus posibilidades de derrotar a Villar pasan por acabar con el favoritismo en las Territoriales. Recibirán más dinero las que tengan mayor número de licencias

- 30 millones de La Liga. Es lo que percibe la RFEF para pagar a los árbitros y otros conceptos. Este desembolso otorga derecho a instalarse en Las Rozas

- Dinero de los patrocinadores. Adidas, que paga diez millones al año más 2,5 en material es la base de los «sponsors» federativos, como Iberdrola (6 millones). Pérez quiere recuperar a otros con ese potencial