El enigma Villar

Homenajeó a Del Bosque en su despedida, pero no desveló el nombre de su sustituto. Tampoco desveló su futuro en la UEFA

Del Bosque, con la medalla que le entregó la Federación por sus más de 100 partidos como seleccionador
Del Bosque, con la medalla que le entregó la Federación por sus más de 100 partidos como seleccionador

Homenajeó a Del Bosque en su despedida, pero no desveló el nombre de su sustituto. Tampoco desveló su futuro en la UEFA

«Dirigentes del fútbol europeo me han animado a que presente mi candidatura a las elecciones a la presidencia de la UEFA. Agradezco los apoyos, los estímulos y la confianza. Es un gran honor que alguien que representa al fútbol español pueda representar al fútbol europeo», dice Ángel María Villar. Pero lo que parecía una pista sobre su futuro, y también el de la Federación, terminó con: «El plazo expira el día 20». «Ha sido para mi un enorme orgullo ser la máxima autoridad de la UEFA en este campeonato y entregar la Copa al campeón un momento muy especial que no habría sido posible sin la ayuda de todos ustedes que representan al fútbol español», añade. Pero no da pistas Villar. Tampoco sobre el nuevo seleccionador.

El presidente de la Federación quiso dar las gracias a Del Bosque en su despedida como seleccionador. Le impuso una medalla por haber cumplido más de cien partidos como seleccionador –se marcha con 108–, el único técnico que ha alcanzado esa cifra con España. Además, le hizo entrega de una placa conmemorativa. «Del Bosque es un plus de inestimable valor para la Federación Española de Fútbol desde que llegó en el verano de 2008. Lo ha sido por sus triunfos deportivos, pero también como ser humano. Le pedí a Del Bosque horas después de la eliminación del equipo en Francia que siguiera con nosotros. Él ya tenía decidido no hacerlo. Hemos respetado su decisión y lo hacemos enormemente agradecidos», comentó Villar ante la asamblea de la Federación.

Del Bosque continuará como asesor en un cargo no remunerado. «En estos ocho años hemos tenido de todo, bueno, muy bueno, regular y malo. Pero esto es el deporte y educar para que la gente admita la derrota es un trabajo de todos. Yo ahora seré un ex para todo, pero para el fútbol español estaré muy cerca de todos. Si me necesitan para algo cuenten conmigo», aseguraba, agradecido, Vicente del Bosque, que se emocionó al recibir los aplausos de los asambleístas. «Es un formidable director de orquesta y una persona que se ha ganado el respeto, la admiración y el cariño de todos los españoles. Del Bosque ha sido la piedra angular desde la que se construyó la mejor España de siempre», añadió Villar.

El presidente de la Federación estuvo acompañado por Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico español, que se encargó del discurso inaugural. «Hace 28 años iniciasteis un proyecto, estar juntos fue el progreso y continuar juntos es el éxito. Hoy el fútbol español, la Federación y lo que representa el fútbol español está en la boca de todo el mundo y genera admiración, es la referencia en el fútbol mundial. Sois la envidia del deporte español y del deporte mundial», dijo.

Después, Villar asumió el mando de la asamblea, en la que ejerció también como presentador y maestro de ceremonias. Una labor de la que en otros años se ocupaba el secretario general, Jorge Pérez, que continúa en su cargo pero ya ha anunciado que se presenta a las próximas elecciones, en principio contra Villar. Pérez estaba de oyente en el auditorio.

Fue una de las asambleas más tranquilas para Ángel Villar. No hubo protestas para aprobar las cuentas –la Federación anuncia un presupuesto de 156 millones y un beneficio de 13– y tampoco se oyeron quejas cuando Villar dio paso a los ruegos y preguntas. Un trámite que se saldó rápido y sin intervenciones de los asistentes.

Villar sólo abandonó el protagonismo para dar paso al sorteo, que ha ubicado el primer partido grande de la temporada, el Barcelona-Atlético de Madrid, el 21 de septiembre, la primera jornada de fútbol entre semana de la temporada.

La final de Copa, como suele ocurrir, no tiene sede ni fecha fija. Está prevista para el sábado 27 de mayo, aunque si alguno de los finalistas disputara también la final de la Liga Europa, prevista para el día 24, se cambiaría al domingo 28. Lo mismo que sucedió en la última temporada con el Sevilla. La final de la Liga de Campeones se disputará el 3 de junio en Cardiff.