El PSG no tiene quién lo dirija

El PSG no tiene quién lo dirija. Pinchó en hueso en su día con José Mourinho, lo que supuso que Ancelotti terciadas las pasadas navidades se hartara y decidiera plantar a final de temporada a quien mal le había querido: el jeque Tamim Bin Hamad Al Thani, dueño del club francés. Desde entonces, al PSG le han fallado todos su intentos: Hiddink, Laudrup, Villas-Boas y, por ahora, Fabio Capello, como técnico puente por una sola campaña dada la consabida llegada de Arsene Wenger al banquillo del Parque de los Príncipes para la 2014-15. ¿Qué proyecto atrayente se le puede presentar a estos técnicos acreditados, en activo y de prestigio, más que ser un parche a la imposibilidad de que el interino Leonardo pueda dirigir al equipo por sanción hasta la comprometida llegada de Wenger? Por sus negativas, ninguno.

En las últimas horas, el último globo sonda de Al Thani lleva el nombre de Fabio Capello, actual seleccionador ruso, lo que supondría el penúltimo (siempre puede haber más) favor en la hoja de servicios del italiano con el Real Madrid: ayudar en la pronta libertad de Carlo Ancelotti, pese a que más pronto que tarde se producirá. Es un candidato del que hoy se hace eco con firmeza la prensa francesa, la italiana y la española, en contradicción con el entorno de Capello y él mismo, que aseguran que no hay nada. El que fuera entrenador del Real Madrid en sendas etapas se encuentra de vacaciones en Pantelaria, una isla del Mediterráneo, y viajará en breve a Brasil a asistir a la fase final de la Copa Confederaciones como seleccionador que es y que prepara a Rusia para meterse en el Mundial. Sería dejar el trabajo a medias, después de cuatro victorias y una derrota en la fase de clasificación mundialista.

Fabio, que ayer cumplió 67 años, no ha hecho un desmentido público pero fuera de micrófono da un «no» por respuesta a la posibilidad de reemplazar en el PSG a su compatriota Ancelotti, como hoy publica «Le Parisien».

Se le ha ofrecido la renovación hasta 2018

Quien sí ha salido rápidamente a desmentirlo ha sido la Unión de Fútbol de Rusia. «Capello tiene contrato en vigor con la UFR y ha expresado en numerosas ocasiones su intención de seguir trabajando en el fútbol ruso. Le gusta estar aquí», afirmó Nikolái Tolstij, presidente de la UFR, citado por las agencias locales. «Todas los términos del contrato entre Capello y la UFR se están cumpliendo. Otra información no tenemos», añadió Tolstij.

También el presidente honorario de la UFR, Viacheslav Koloskov, negó rotundamente que Capello vaya a dejar su puesto de seleccionador cuando Rusia busca la clasificación para el Mundial de Brasil 2014. «La UFR no mantiene ninguna conversación sobre la salida de Capello. Insisto en que él ha dicho en más de una ocasión que completará su labor, que está contento con las condiciones de trabajo. Tiene una buena relación con la federación», dijo. Asimismo, negó que el acuerdo esté cerrado con el pago por parte del PSG de los 3 millones de euros que constan como claúsula de rescisión en el contrato del seleccionador. Y agregó que la única información fidedigna sobre la renuncia de Capello puede tener únicamente dos fuentes: la UFR o el propio Capello. «No hay otras fuentes», destacó.

El asunto es de tal calado, que apenas un par de horas más tarde, era el ministro de Deportes de Rusia, Vitali Mutkó, quien expresó su tranquilidad respecto a la permamencia de Capello, que, es más, anunció que propondrá su renovación hasta el Mundial de 2018, que se celebrará en este país. «Quiero que Capello se quede hasta 2018. Hablaré de ello con el presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (UFR). Debemos organizar el trabajo de forma que Capello dirija todo el sistema del fútbol nacional», dijo. Mutkó, antiguo presidente de la UFR, no tiene dudas: «Ayer mismo, hablé por teléfono con él para felicitarle por su cumpleaños. Puedo asegurarles que Capello está interesado en una larga cooperación con el equipo nacional y no tiene intención de abandonar el cargo de seleccionador. A día de hoy no veo motivos para preocuparse y sufrir tanto. Capello no se va a ninguna parte». Tampoco el vicepresidente de la UFR y legendario futbolista soviético, Nikita Simonián, se cree dichas informaciones. «A Capello se le ofreció renovar hasta 2018. Se lo está pensando. Nos vimos hace un mes en un restaurante y a mí no me dijo que pensaba irse», expresó.

Y en este juego de tiras y aflojas, en lo que lo único cierto es que Capello aún no ha dicho sí, pese a que se da ya por hecho, la prensa italiana completa el puzzle y apunta que Roberto Mancini, destituido hace unas semanas como técnico del Manchester City, sería el sustituto de Fabio en el banquillo de la selección rusa.