FC Barcelona

El PSG, solución para Messi...

«Le Parisien» afirma que el club francés está dispuesto a abonar los 250 millones de su cláusula

Leo Messi está recuperándose de su lesión en Argentina
Leo Messi está recuperándose de su lesión en Argentina

Dice Sandro Rosell que Messi debe ser «el jugador mejor pagado del mundo». Y el PSG parece dispuesto a darle la razón. «Messi, en París. Es posible», titulaba ayer «Le Parisien». El diario francés informaba de que el jeque Nasser Al Khelaifi estaría dispuesto a pagar la cláusula de rescisión, 250 millones, para tener al argentino en su equipo. En las tres últimas temporadas se ha gastado más de 320 millones de euros en reforzar su equipo para convertirlo en uno de los mejores de Europa.

Los 64 millones que pagó por Cavani el pasado verano son hasta ahora la mayor inversión del club parisiense en su lucha por convertirse en el segundo equipo francés capaz de ganar la Liga de Campeones. El primero, y único hasta el momento, fue el Marsella, de otro millonario como Bernard Tapie.

La información de «Le Parisien» insistía en otra de «L'Equipe», que ya la semana pasada apuntó el interés del PSG por contratar al jugador argentino. Pero «Le Parisien», además, añadía las cinco razones por las que la operación es posible. La primera son los problemas con Hacienda y las declaraciones cruzadas con el vicepresidente Javier Faus, resaltando incluso que el Barça ya habría elegido a Neymar como su sucesor. «La historia reciente del club azulgrana demuestra que es muy complicada la convivencia de dos estrellas en el campo».

La segunda razón es que el París Saint Germain es uno de los pocos equipos, junto al Manchester City y, quizá, el Chelsea, que podría pagar la cláusula de rescisión del delantero azulgrana. «Si la estrella quisiera salir de verdad, la cláusula se podría negociar hasta dejarla en una cantidad de entre los 150 y 180 millones de euros», añade.

El tercer motivo es que el proyecto del equipo francés es el más atractivo de Europa. «No tiene la historia del Bayern o del Real Madrid», asegura, «pero tiene buenos jugadores». Además, añade la tranquilidad de la Liga francesa y de la vida en París como un valor más para atraer a Messi. Otro dato importante es que a los jugadores les cuesta salir del club. El Barcelona se interesó por Thiago Silva, pero el brasileño no quiso marcharse. Tampoco a Ibrahimovic le han convencido otras ofertas para cambiar París por otra capital europea. «Se marchó Carlo Ancelotti y los demás siguen», añade la publicación francesa.

El cuarto motivo, y uno de los principales, es que Ibrahimovic no tiene nada en contra del fichaje. Uno de los ejemplos de la dificultad que tiene Messi para convivir con otros egos en el vestuario es la fugaz presencia de Ibrahimovic en la plantilla azulgrana. El sueco apenas duró un año en el Camp Nou. Ahora es la estrella indiscutible del equipo parisiense, el segundo máximo goleador del año, por detrás de Cristiano Ronaldo, pero acataría la llegada de Leo para fortalecer la plantilla. El problema de Zlatan en Barcelona se llamaba Guardiola, y no Messi. El sueco siempre que ha podido ha dado su opinión, mala habitualmente, sobre el actual técnico del Bayern. De Messi nunca se ha quejado.

La quinta y definitiva razón que argumenta «Le Parisien» es que «el nuevo Messi es el mismo Messi». El jeque Al Khelaifi aseguró hace unos meses que buscaba al «nuevo Messi». Pero no hay otro como él, así que la mejor manera de contar con alguien como Messi es fichar al mismo Leo. El objetivo del jeque qatarí es convertir al PSG en uno de los grandes equipos del deporte mundial, una marca reconocida en todo el universo, al estilo de los Yankees de Nueva York o Los Ángeles Lakers. Y el siguiente paso en el proceso es fichar a una estrella para el banquillo. El objetivo, desde hace tiempo, es el portugués José Mourinho, aunque ha firmado un contrato de cuatro temporadas con el Chelsea, que tampoco parece falto de dinero.

Messi, que ahora se encuentra en Argentina recuperándose de una lesión muscular, espera que el Barcelona negocie pronto su renovación. La multa de Hacienda por el fraude fiscal repetido durante años hace que el futbolista busque financiación. Y la mejor manera de encontrarla es en un equipo al que la crisis no parece afectarle, como el PSG. El único equipo capaz de ficharlo.

Con Cristiano no pudo

El primer objetivo del propietario del PSG fue Cristiano Ronaldo, cuando el portugués declaró sentirse «triste» en el Real Madrid. Pero después de casi un año de negociaciones, CR7 renovó en verano su contrato con el club que preside Florentino Pérez. La segunda opción es Messi, que ahora cobra fuerza, y que no llegaría solo. El objetivo del PSG es reforzar especialmente el centro del campo con el francés Cabaye. Si no fuera posible, el club ya ha pensado en Rakitic, Borja Valero o Pjanic, el centrocampista de la Roma. El proyecto de la entidad francesa no renuncia a seguir creciendo año tras año.