Fútbol

Así fueron los quince minutos de drama tras desplomarse Eriksen en el Dinamarca - Finlandia

El futbolista del Inter se fue al suelo solo. Los compañeros lloraban y rezaban. Lo reanimaron en el campo. Está “estable y habla” y el partido, suspendido en un principio, se reanudó

Thumbnail

Estaba a punto de terminar la primera parte del partido entre Dinarmarca y Finlandia y a Eriksen le dieron un balón en un saque de banda. No llegó a controlarlo. Se desplomó, se fue al suelo solo, sin que aparentemente pasara nada raro, lo que suele ser indicativo de todo lo contrario, de algo grave. La reacción fue rápida. El árbitro, el inglés Anthony Taylor, detuvo el encuentro y llamó a las asistencias. Kjaer, ex sevillista y capitán danés, fue el primero en atenderlo. Las escenas de pánico se multiplicaban, se mirara donde se mirara. Eriksen no reaccionaba. Los compañeros, tanto los de su mismo equipo como los del rival, se dividían entre los que le rodeaban para que no se grabara nada y mantener cierta intimidad, y los que directamente lloraban. Casi todos rezaban. Los médicos llegaron a toda prisa y en el propio estadio le hacían una RCP (Reanimación cardiopulmonar), que pudo ser decisiva en las buenas noticias de después. La imagen en las gradas era parecida. Los aficionados, desolados, abrazándose y algunos también entre lágrimas. El duelo se disputaba en el Parken Stadium de Copenhague. Peor lo pasaba la hermana del futbolista del Inter, que incluso llegó a saltar al verde para interesarse mientras los futbolistas la consolaban. Fue de nuevo Kjaer el que le dio un emotivo abrazo. Demostró lo que es ser el líder de un equipo.

Tardaron como quince minutos en sacarlo del campo, rodeado de sábanas y entre los aplausos de los espectadores. El colegiado fue a hablar con los entrenadores y los futbolistas se fueron al vestuario. La UEFA suspendió oficialmente el encuentro, al menos de manera temporal.

La incertidumbre continuaba. No había noticias, y en las redes sociales empezó a filtrarse una foto de Eriksen despierto y llevándose una mano a la frente. Era un momento para la esperanza que después confirmó la UEFA. En un comunicado aseguró que el centrocampista danés estaba siendo «trasladado a un hospital» y «consciente». En el Parken Stadium los aficionados entonaban cánticos. Una parte gritaba: «Christian»; y la otra respondía: «Eriksen». El mundo del fútbol se volcó con lo que había sucedido: la Federación Española de Fútbol, todos los equipos de Primera División, Modric, Özil, Lautaro... Mandaron mensajes de ánimo. «¡Cuento con encontrarte pronto de vuelta en el campo, Chris! ¡Mantenerte fuerte!», fueron las palabras de Cristiano Ronaldo en Instagram. El agente de Eriksen fue el siguiente en informar de cómo estaba la situación: «Su padre me dijo que respira y que puede hablar. Ésa es la noticia con la que estamos felices, en estas circunstancias. Es todo lo que sé», dijo Martin Schoots en la radio neerlandesa NPO 1. La mujer del futbolista se encontraba con él en el hospital, donde se le seguían haciendo pruebas.

Ante esa evolución favorable se informó de que el partido se iba a reanudar a las 20:30, una hora y tres cuartos después del susto. La UEFA quiso dejar claro que fueron los propios jugadores de Dinamarca y Finlandia los que pidieron que el duelo siguiera adelante. Se disputaron los cinco minutos que faltaban de la primera parte y la segunda mitad. El gol de Pohjanpalo dio el triunfo a Finlandia. Dinamarca, que falló un penalti, perdió (0-1), pero ganó un partido más importante.