Fútbol

Euro 2021. Las lágrimas de Busquets tras las dudas de si el coronavirus le dejaría volver con España

Reconoce que han sido días difíciles y agradece que Luis Enrique decidiera esperarlo

Busquets agradece el apoyo al público de La Cartuja tras el pase a octavos de final
Busquets agradece el apoyo al público de La Cartuja tras el pase a octavos de finalJose Manuel VidalAP

«Espero que le hayan dado el MVP, menudo partidazo a hecho, se le subían los gemelos hasta las orejas y no quería irse», decía Luis Enrique, exultante, sobre el debut de Busquets. El capitán, después de la incertidumbre y el miedo que siempre genera el coronavirus, ha llegado a tiempo para subirse al tren de la selección y su aparición coincidió con la goleada que lleva a España a los octavos de final. «La suerte que no habíamos tenido antes la tuvimos en el gol de su portero y a partir de ahí fue todo muy rodado. Nos da mucha moral para afrontar lo que viene», explicaba el futbolista del Barcelona, que no pudo evitar las lágrimas después de tantas emociones.

«No han sido días fáciles, lo he pasado muy mal, tenía mucha incertidumbre, porque esto del coronavirus no depende de cómo te encuentres, sino de que el PCR sea negativo. Hay compañeros que se han recuperado a los diez días y otros a los veintitantos, por eso en algún momento no supe si podría venir», relataba con los ojos húmedos nada más recibir el trofeo al mejor jugador del choque, que sí se lo dieron a él como reclamaba Luis Enrique.

Precisamente el seleccionador fue el culpable de que ayer Busquets jugase, ya que se empeñó en esperarlo por la importancia que tiene para el grupo. «Es un jugador, a nivel personal y profesional, único. Es nuestro capitán. Lo ha pasado mal él, su familia y todo el mundo, pero cuando conoces el tipo de profesional que es Busquets resulta fácil tomar la decisión de esperarlo», confirmaba el técnico, consciente de la necesidad de su experiencia.

Ayer no importaban los 124 partidos que acumula como internacional ni el Mundial y la Eurocopa que tiene en su palmarés. Era el partido más importante de todos precisamente porque no estuvo seguro de poder llegar a él. Y por eso su emoción. «Tenía muchas ganas de vivir una Eurocopa que seguramente será mi última. Salió bien, llegué y pude convivir con el grupo, aunque tuve esos momentos difíciles. Lo necesitaba por todo lo que me gusta jugar al fútbol y representar a mi país. Ojalá este sea el camino y cojamos la confianza que necesitábamos», continuaba sin olvidarse de darle las gracias al míster. «Me emocioné desde casa cuando vi la rueda de prensa en la que dijo que me iba a esperar lo que hiciese falta. Me ha dado una confianza que ojalá se la pueda devolver con partidos así».

Sin Sergio Ramos él es el líder de este equipo y eso lo notaron sus compañeros al tenerlo de nuevo al lado sobre el césped. Ninguno de los convocados se puede ni acercar a su número de internacionalidades y muchos están arrancando esa cuenta. Así que agradecen tener a un referente tan cerca.