Fútbol

La paradoja del Barcelona: alejarse del estilo para ganar

El Barcelona salió del Metropolitano con la certeza de que sabe defender y con la duda de cómo salir de la presión cuando los rivales le aprietan muy arriba

Los jugadores del Barcelona se esforzaron en defensa ante el Atlético
Los jugadores del Barcelona se esforzaron en defensa ante el Atlético FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

«Sin jugar del todo bien, también se puede ganar», decía Xavi después de la victoria del Barcelona en el Metropolitano. La realidad es que su equipo no jugó demasiado bien, ni siquiera bien. Y el estilo que acompaña al Barcelona desde los tiempos de Johan Cruyff dejó paso a incontables pelotazos de Ter Stegen en busca de las carreras de Dembélé.

El Barcelona se aleja a la fuerza de la manera de jugar que defiende Xavi, pero eso le permite seguir siendo el líder de Primera y ahora con más ventaja que la semana pasada. «Hemos estado muy bien en defensa. Muy solidarios, muy sólidos. Tenemos que mejorar en juego, tener más alternativas en cuanto nos presionan alto. A partir de ahí, el equipo ha hecho un esfuerzo encomiable. Se ha dejado la piel y esto es importantísimo», destacaba el entrenador azulgrana tras el encuentro.

El Barcelona es un equipo hecho para divertir, pero acabó sufriendo más de la cuenta ante el Atlético. «A veces hay fases del partido en las que te dominan y hay que saber sufrir. Hemos sabido sufrir muy bien», aseguraba Xavi.

El partido es un aprendizaje para el Barcelona, que se aleja de los extremismos y encuentra nuevas vías para ganar. Y nuevas certezas, como la seguridad que le ofrecen sus centrales. «[Araujo] Es un defensa extraordinario. Igual que Christensen, Balde... Han estado extraordinarios y me enorgullece. Araujo es un líder», reconocía el preparador barcelonista. Aunque incluía a Balde en esa lista de defensas extraordinarios. Pero el canterano azulgrana destaca más por su juego ofensivo que por el defensivo.

Una carencia que se hizo evidente en el Mundial y también en el Metropolitano, aunque la presencia de los tres centrales [Koundé, Christensen y Araujo] minimizaba los daños que pudiera ocasionar el Atlético por la banda izquierda de la defensa barcelonista, donde Balde siempre era superado por Marcos Llorente.

Esa seguridad defensiva le ha permitido al Barcelona encajar solo seis goles en los 16 partidos que se llevan de Liga. Ter Stegen ha mantenido su portería a cero en doce de esos partidos y sólo el Real Madrid, que le hizo tres en el Bernabéu, ha sido capaz de marcarle más de un gol en esta temporada en el campeonato español. Ésa es también la única derrota del equipo azulgrana en la Liga hasta el momento.

Otra de las certezas que deja el partido para Xavi y para su equipo es la posibilidad de explotar a Dembélé de muchas maneras. El francés fue el autor del gol, pero también la primera opción de pase para Ter Stegen cuando, con demasiada frecuencia en opinión de su entrenador, sus compañeros recurrían a él para que sacara la pelota. El Barcelona no encontraba las vías para jugar en corto y la carrera de Dembélé siempre era una opción. Aunque su acierto en el remate todavía sea mejorable.

«Queremos dominar e ir a campo contrario y generar ocasiones dominando con el balón. Prácticamente, mi primer mandamiento es tener el balón. Sufro cuando mi equipo no lo tiene», reconocía Xavi. «En la segunda parte ha habido minutos que no lo hemos tenido. El Atlético nos ha hecho sufrir. Nuestra base es defender teniendo el balón. A veces hay un contrario que no te deja. Muchas veces dependes también del tono en el que está el jugador en ese partido», añadía.

El Barcelona no pudo ser el Barcelona durante gran parte del partido, pero sigue sumando puntos para el objetivo de ser campeón. Y mantiene la contundencia que les falta a rivales como el Atlético, aunque no pueda jugar Robert Lewandowski. Fue mejor durante menos tiempo, pero marcó el único gol del partido y ya suma 35 en toda la Liga.