Ferguson: «Beckham se enamoró de Victoria y su misión fue ser famoso»

Sir Alex Ferguson, exentrenador del Manchester United, posa con su autobiografía mientras presenta el libro
Sir Alex Ferguson, exentrenador del Manchester United, posa con su autobiografía mientras presenta el libro

El escocés Alex Ferguson, que entrenó al Manchester United durante 27 años hasta la pasada temporada, relata en «My autobiography» cómo su relación casi de padre-hijo se trunca en el momento en que David Beckham se enamoró de Victoria.

«Fue el único jugador al que dirigí que decidió ser famosos», afirma. No hay elogios para Beckham, pero sí para el Barça de Guardiola, Cristiano o Mourinho. Alex Ferguson critica la preocupación de David Beckham con respecto a la fama en su nueva autobiografía. En Manchester United, Ferguson llevó a Beckham a convertirse en uno de los deportistas más reconocidos del mundo, pero el centrocampista dejó el United en el 2003 para fichar por el Real Madrid, después de que su relación con el técnico escocés se vino abajo. Ferguson escribe que "David fue el único jugador que dirigí que decidió ser famoso, que hizo suya la misión de ser conocido fuera del fútbol".

En la autobiografía que será lanzada a la venta el jueves, el técnico dice: "Me sentí incómodo con su faceta de celebridad". Al mudarse a Los Ángeles en 2007 para jugar con el Galaxy, luego de cuatro años en Madrid, Beckham "renunció a una parte de su carrera".

Durante la temporada 2002-03, a Ferguson le preocupaba que la dedicación y el nivel de trabajo de Beckham habían bajado.

Ferguson perdió la fe en su jugador después de un partifdo contra el Arsenal en febrero de 2003. El técnico estaba molesto porque Beckham se negó a defender cuando el oponente anotó su segundo gol. "Como era costumbre en esa época, David desdeñó mi crítica", escribe Ferguson. "Es posible que creyera que ya no necesitaba defender ni presionar al rival".

Ferguson recuerda que en el vestuario Beckham no paraba de insultar. "Me acerqué a él y mientras lo hacía pateé un zapato. Le pegó en la cara y por supuesto se levantó y trató de ir hacia mí, pero otros jugadores lo detuvieron". Después de eso, Ferguson dijo a la junta directiva que Beckham tenía que irse. "Creo que el gran problema — soy un hombre de fútbol— es que se enamoró de Victoria (ex de las Spice Girls) y eso cambió todo", dijo el entrenador el martes en la presentación de su libro.

En el libro Ferguson da detalles de la rebeldía del jugador, quien en alguna ocasión se negó a quitarse el sombrero en una cena del club. Para esos momentos, Beckham había sido "engullido"por los agentes de publicidad, dijo Ferguson. "David creía que era más grande que Alex Ferguson", escribió éste. "No puedes permitir que un jugador mande en el vestuario. Muchos han tratado pero el núcleo de la autoridad en el Manchester United está en la oficina del técnico. Esa fue su sentencia".

Beckham fue traspasado al Real Madrid in 2003 y luego sorprendió a todos con el anuncio de que se mudaba a Estados Unidos para lugar en el Galaxy de Los Ángeles en 2007. "Imagino que Hollywood estaba entre los planes que tenía para la siguiente fase de su carrera", señala el libro. "No había razones futbolísticas para irse a Estados Unidos". «¿Qué jugador se marcha del Real Madrid para irse a LA Galaxy?», pregunta.

Beckham terminó su aventura en Los Ángeles el año pasado, luego jugó cinco meses en el Paris Saint-Germain antes de retirarse. Ferguson se retiró en mayo y con ello puso fin la carrera más exitosa para un técnico en la historia del fútbol británico. Ganó 38 títulos en 26 años al frente del United, entre los que se incluyen 13 campeonatos de la Premier League y dos de la Champions League.

Cristiano, el jugador de más talento a sus órdenes

Entre los jugadores que dirigió, Ferguson tiene claro su favorito: "Cristiano Ronaldo fue el jugador más talentoso que entrené. Los únicos que podrían ser colocados a una distancia relativamente pequeña son Paul Scholes y Ryan Giggs". Asimismo, relata cómo en Mourinho vio en un principio una «amenaza potencial», tras la primera conferencia de prensa como técnico del Chelsea, en 2004 y, sin embargo, terminaron siendo amigos.

"Tuve un choque con él (Mourinho) al final de aquella primera vuelta, pero a veces tengo desacuerdos con algún colega la primera vez que nos encontramos y después nos hacemos amigos. (...) Con Mourinho ocurrió eso mismo», sostiene Ferguson, que elogia además el carácter del portugués.

Para Ferguson, el fichaje de Mourinho por el Real Madrid en mayo de 2010 es "uno de los nombramientos más interesantes"que recuerda en el mundo del fútbol. "Verle asumir el trabajo en el Real Madrid fue fascinante. (...) Todos los entrenadores que van allí deben adherirse a su filosofía, a la filosofía galáctica. Cuando nombraron a Mourinho, estoy seguro de que aceptaron que tendrían que cambiar su forma de pensar", asegura Sir Alex en su libro.

El Barça, el mejor equipo al que se ha enfrentado nunca

Para el histórico ex entrenador de los "Diablos rojos", "Barcelona fue el mejor equipo que se enfrentó a mi Manchester United. El mejor, sin duda... Lo que nunca entendí es cómo esos futbolistas eran capaces de jugar semejante número de partidos. Alineaban siempre casi el mismo once". Además, rememora cómo el Barcelona de Messi, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, "todos ellos de metro setenta". tumbó en dos finales de la Liga de Campeones -2009 y 2011- a un United plagado de "futbolistas fuertes y guerreros".

Dos ofertas para dirigir a la selección inglesa

En sus memorias, el entrenador desvela que rechazó no solo una, sino en dos ocasiones, hacerse cargo de la selección inglesa. «Ni en un millón de años podría dirigir a Inglaterra, piensa qué pasaría si volviera a Escocia como seleccionador de Inglaterra, ¡madre mía!», se exclama cuando le han preguntado por ello. Ferguson, de 71 años, nació en Glasgow (Escocia) de padre protestante y madre católica, una mujer de la que ha destacado la «enorme influencia que tuvo en toda la familia».

Entre sus fobias deportivas, se llevan la palma Roy Keane, capitán del Man United, y Wayne Rooney, a quien echa en cara –entre muchas cosas- que se permitiera recomendar a su entrenador el fichaje de Mesut Özil antes de su pase al Real Madrid. «Rooney jugó menos de lo que debía en la última temporada por una simple razón: no estaba en forma», afirma.