Champions League

Florentino, a un paso de Bernabéu

El presidente del Real Madrid ha conquistado su quinta Copa de Europa en fútbol. Con Zidane forma un tándem de leyenda. Va a remodelar el estadio madridista.

Florentino Pérez, al lado de Don Juan Carlos. El ministro Méndez de Vigo, Luis Rubiales y Ceferin también estuvieron en el palco
Florentino Pérez, al lado de Don Juan Carlos. El ministro Méndez de Vigo, Luis Rubiales y Ceferin también estuvieron en el palco

El presidente del Real Madrid ha conquistado su quinta Copa de Europa en fútbol. Con Zidane forma un tándem de leyenda. Va a remodelar el estadio madridista.

En todos sus discursos Florentino Pérez habla de Santiago Bernabéu como el hombre que convirtió al Real Madrid en lo que es ahora. Sin duda, fue el presidente más importante de la entidad: trajo a Di Stéfano y ese fichaje transformó al Real Madrid en el club de fútbol más grande de Europa, construyó el estadio que lleva su nombre para que cupiesen más aficionados y es el único presidente, como Gento el único jugador, que suma 6 Copas de Europa.

Con la conseguida ayer, Florentino Pérez ha conquistado su quinta en un esprint tremendo estos últimos años. Y es la Copa de Europa la que marca el éxito de la institución, la que pone al club en otra dimensión, a varios pies de distancia del resto. Desde que llegó a la presidencia blanca, el plan estaba claro: conseguir la estabilidad económica porque era el único modo de lograr la estabilidad deportiva. Había que construir un equipo capaz de llegar a los partidos decisivos para poder pelear por los títulos y olvidar cuanto antes la maldición de los octavos de final. Ha habido contrariedades, malos momentos, pero no pasos para atrás. Pellegrini no cumplió el objetivo y al año siguiente, la apuesta de Mourinho llevó al Madrid a las semifinales, donde se ha instalado parece que de manera definitiva. Ahora llegar a semifinales sólo es lo mínimo. Es el listón que se ha puesto el Madrid moderno más emparentado con el antiguo.

Año tras año, es el club más rico o se sitúa entre los más ricos del mundo y su plan estratégico es seguir aumentando los ingresos, tanto con la expansión geográfica como con la expansión del estadio, el gran proyecto de Florentino Pérez, a punto de arrancar, una vez que se han conseguido todos los permisos. Es esa proyección económica la que ha permitido al Real Madrid competir frente a otros equipos con dueños millonarios en los que el dinero no viene de sus propios ingresos. Hace dos años, el Madrid dejó en el camino al Manchester City; esta temporada no dio ninguna opción al PSG, dos de los clubes con más dinero que no proviene del fútbol.

La primera Copa de Europa de Florentino fue la volea de Zidane y desde entonces todos sus títulos europeos han estado ligados al francés. En la Décima como segundo de Ancelotti y después como primer entrenador. Fue esa transición entre Ancelotti y Zidane el momento más complejo en esta segunda etapa, la que pudo cortar la racha de títulos. El italiano no consiguió nada en 2015 y su sustituto, Rafa Benítez, no fue nunca capaz de manejar el vestuario. Florentino, entonces, tomó una decisión que ha resultado esencial: se atrevió a apoyarse en quien se ha convertido en su Di Stéfano particular. Su apuesta no ha podido ser más exitosa.

Desde entonces, el optimismo y el éxito se han apoderado de toda la institución. Valdebebas sigue creciendo, ahora ya con las oficinas para los trabajadores; el equipo de basket ha vuelto a conquistar la Copa de Europa, para sumar diez; los ingresos crecen y se espera que el nuevo estadio los multiplique; y hasta temporadas que en Liga no han ido bien terminan siendo un éxito con la conquista de la tercera Champions consecutiva.

Los que trabajan a su lado dicen que Florentino no permite la relajación. Es decir, que ayer y hoy pueden celebrar y estar contentos, pero mañana hay que empezar a planear el futuro y perseguir nuevos éxitos. Si Zidane es su Di Stéfano; si la obra del Bernabéu es su Bernabéu; sólo le queda una Copa de Europa más para igualarse al presidente que pone nombre al estadio.