Florentino Pérez: «No es ético mentir»

El presidente del Real Madrid aseguró que es "rotundamente falso"que se haya producido cualquier tipo de ultimátum por parte del vestuario para que Mourinho no continúe la temporada que viene

Florentino Pérez, en una imagen de archivo
Florentino Pérez, en una imagen de archivo

El presidente del Real Madrid aseguró que es "rotundamente falso"que se haya producido cualquier tipo de ultimátum por parte del vestuario para que Mourinho no continúe la temporada que viene

MADRID- «Ante la gravedad de lo ocurrido, rompo mi norma de no hablar sobre el día a día del club. Es rotundamente falso que en la comida que mantuve con los capitanes y el director general se planteara un ultimátum sobre el entrenador ni nada que se le parezca», afirmó Florentino Pérez en una sorpresiva e improvisada conferencia de prensa a las 13:00 horas de ayer en el antepalco del Bernabéu para desmentir la información del diario «Marca», al que no nombró ni una sola vez. El presidente madridista compareció indignado y expresó su hartazgo por lo que calificó como «una campaña de desestabilización de la institución, del Real Madrid, del equipo...». «Asumo las críticas, aunque sean objetivamente injustas o a mí me lo parezcan. Aguanto descalificaciones reiteradas de gente que quiere controlar la vida de este club. Pero hay límites éticos que deben ser respetados por todo el mundo», justificó Florentino para la convocatoria de su comparecencia ante la Prensa.

Lo publicado es que los capitanes –Casillas y Sergio Ramos– les habrían trasladado al presidente y al director general ejecutivo, José Ángel Sánchez, durante la comida para acordar las primas de los títulos del pasado martes, que si en junio continuaba Mourinho habría seis o siete jugadores que preferirían marcharse. «Nadie me ha llamado, ni a mí ni a ninguno de los cuatro que estuvimos en esa comida, para contrastar la veracidad de esa falsedad o recoger nuestras versiones. Es muy grave. Entiendo que alguien tenga como objetivo la salida de alguien del club, sea el entrenador o el presidente, pero recurrir a la mentira para lograrlo no me parece ético. Esto es algo que se ha producido en reiteradas ocasiones y ésta es la última vez. Estoy aquí para decirlo bien claro: lo publicado es simplemente mentira», afirmó Florentino, quien habló con su mano derecha, José Ángel Sánchez, con Ramos, telefónicamente, pero no con Casillas, aunque el sevillano respondió por él y asegura al presidente que ninguno ha filtrado nada. Lo que más sorprende es que el máximo dirigente madridista –según él confirmó– «no habló» en ningún momento de la mañana de ayer con Mourinho. Aunque sólo fuera para decirle qué reacción iban a tener el club y él mismo, al respecto de dicha información. Por su parte, «Marca» se reitera en su información, la que, dice, le llega por tres fuentes distintas. Es más, ya el lunes pasado y el mismo miércoles, tras el partido de Copa, varias emisoras debatieron en la misma línea: la de que hay varios jugadores que no aguantan más la presión a las que les somete Mourinho y no son partidarios de que el portugués los desgaste un año más. Y Florentino no es ajeno al estado de ánimo de los más perjudicados por las formas del entrenador.

En opinión de Florentino Pérez, lo publicado no tiene otro fin que «desestabilizar por objetivos personales a la entidad madridista». Lo que sí dejó claro el presidente es que no duda de sus dos capitanes: «El grado de responsabilidad de los capitanes es incompatible con esta información. Estoy hablando en nombre del club y de los jugadores».

Un par de horas más tarde que lo hiciera Florentino Pérez en el Bernabéu, Iker Casillas y Sergio Ramos publicaron su comunicado personal en la web del club: «...Nunca se planteó ningún tipo de ultimátum por nuestra parte respecto a la figura del entrenador... Rechazamos categóricamente el uso de nuestros nombres y los del resto de la plantilla para avalar una información que calificamos de falsa en su totalidad. Queremos mostrar nuestro apoyo a la figura de nuestro entrenador, José Mourinho, a quien le debemos el máximo respeto», afirmaron ambos capitanes.