Griezmann antes de la siesta

Dos goles del francés, el primero de ellos con una espectacular media chilena, dan los tres puntos a los de Simeone. Riera marcó por el Deportivo.

Griezmann tenía prisa. A los cinco minutos ya había marcado el primero. Un golazo de chilena al que se añadía la dificultad de que la pelota le llegaba después de un cabezazo blando de Giménez y un rebote en el suelo. Tenía que darle fuerza y le añadió precisión. Un remate perfecto. A los 22, el segundo, después de un saque de banda de Jesús Gámez, que ya son más peligrosos que los córners de Koke. Los dos tantos llegaron al primer toque, como si fuera un delantero de los de antes. El francés ha perdido los vicios del extremo. Ya no quiere la pelota para quedársela. Simeone le ha apartado de la banda y le ha añadido el gol a sus virtudes. Ha cambiado el egoísmo acaparador del balón por el egoísmo de los goleadores. 20 tantos lleva ya en la Liga, más que ningún otro jugador de su equipo.

Con eso le debía haber bastado al Atlético para descansar los 70 últimos minutos del encuentro y pensar en lo que le espera el miércoles en el Bernabéu. Pero los rojiblancos no están acostumbrados a la paz. El mejor síntoma de la tranquilidad del Atlético era la sonrisa del Cholo, pero no le duró demasiado. Al técnico argentino le expulsaron por protestar una entrada a Griezmann y empezaron a llegar las señales de que algo podía ir mal para el Atlético.

Los síntomas no llegaban del Deportivo, incapaz de hacer daño al Atlético, sino de la incapacidad rojiblanca para cerrar una goleada que parecía imposible de evitar en los comienzos del encuentro. Los rojiblancos prolongaron la vida del Deportivo de manera artificial, aunque eran incapaces de oír la respiración del enemigo. Simeone, refugiado en una cabina de prensa, decidió que había llegado el momento de dar descanso a Griezmann en los últimos 25 minutos de partido. Lo sustituyó Torres y poco después el Atlético desperdició cuatro oportunidades en una.

Remató Raúl Jiménez y paró Fabricio, el rechace lo volvió a rematar Torres y volvió a parar Fabricio. El balón fue a parar a los pies de Raúl García y Fabricio no se había cansado de parar todavía. La jugada regresó al principio, a los pies de Raúl Jiménez, y el último remate del mexicano lo sacó un defensa de la línea de gol.

Antes, Fabricio se había esforzado para desviar un remate de cabeza de Raúl García que podía haber sido el tercero del Atlético. Los rojiblancos no tenían el control de la pelota, pero disfrutaban de los espacios que dejaban atrás los locales. Ya no estaba Griezmann y Mandzukic ni siquiera estaba convocado. Y sin ellos, al Atlético le cuesta encontrar el gol. Por muchos espacios que le ofrezca el rival. No aparece un futbolista desde atrás para solucionar los partidos que se atascan, como sucedía el año pasado con Raúl García y se siente más cómodo con la pelota parada que cuando comienza a moverse.

El Deportivo sólo creyó que era capaz de conseguir algo más que una derrota digna cuando marcó Oriol Riera. Pero el gol había nacido del empeño de Sidnei, que arrancó desde la izquierda dispuesto a llevarse por delante a todos los jugadores rojiblancos que se encontrara en el camino. Consiguió llegar a la línea de fondo, centrar con la izquierda y encontrar la cabeza de Riera, que se coló entre los centrales sin encontrar demasiada oposición.

Al Atlético le quedaba casi un cuarto de hora de sufrimiento. Era sólo tensión por ver cómo se complicaba un partido que a los cinco minutos tenía controlado. El intento de los gallegos se quedaba en colgar balones desde ningún sitio que llegaban a ninguna parte. Era ruido estéril. Insuficiente para poner en peligro la victoria rojiblanca. Los nervios se los guarda el Atlético para el miércoles.

Ficha técnica

1 - Deportivo: Fabricio; Juanfran, Lopo, Sidnei, Luisinho (Juan Domínguez, min. 63); Cavaleiro, Álex Bergantiños, Medunjanin, Lucas Pérez (Fariña, min. 45); Oriol Riera y Toché (Cuenca, min. 78).

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, José María Giménez, Godín, Jesús Gámez; Tiago; Raúl García, Koke, Saúl, Arda Turan (Raúl Jiménez, min. 58); Griezmann (Torres, min. 65).

Goles: 0-1, min. 4: Griezmann; 0-2, min 21: Griezmann; y 1-2, min. 77: Riera.

Árbitro: David Fernández Borbalán, del comité andaluz. Mostró cartulina amarilla a los locales Toché y Sidnei y a los visitantes Koke, Godín, Raúl García y Oblak.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga BBVA disputado en Riazor ante 24.693 espectadores.