Isco o Illarra, la vida sin Ronaldo

Cristiano no se entrenó ayer con el resto de la plantilla y su participación en la final cada vez es más dudosa. Ancelotti duda entre los dos

Casi todos somos contingentes, pero algunos son necesarios. Entre ellos, Ronaldo: 22 veces se ha enfrentado Cristiano con el Madrid al Barcelona y le ha hecho 13 goles. Pero sin él va a tener que jugar el equipo blanco mañana, tal como se preveía desde el principio, aunque Ancelotti quiso mantener la tensión. Ayer no se entrenó con el resto de los compañeros sobre el césped y ya sólo queda la sesión de hoy, antes de que el equipo viaje a las 19:00 horas a Valencia para dormir allí la noche antes del partido.

Llega el primer gran choque de la temporada, la primera final donde tanta confianza se están jugando los madridistas y no van a poder contar con su estrella. «Es el jugador franquicia y cuando llega el partido más importante de esta competición, no puedes contar con él. Es una baja muy sensible y afecta, pero no como para pensar que su ausencia debilite las opciones del Madrid. Hay una plantilla muy buena», explicó ayer el ex futbolista Manolo Sanchís en una entrevista para Movistar. Es decir, que se puede vivir sin Cristiano, pero la vida es bastante peor. El ejemplo es el partido en Dortmund, donde el portugués se dejaba los nervios animando a su equipo, desesperado en el banquillo porque vio que se podía escapar la eliminatoria.

Esta temporada, sin Cristiano Ronaldo, el Madrid ha cumplido en encuentros de entreguerras, pero no sabe bien cómo le va a ir en la gran batalla. Ancelotti cuenta con su baja y prepara el choque sin él. Las veces que ha ocurrido, el técnico ha dudado entre Illarramendi e Isco para cubrir su posición (menos en el partido de Getafe, cuando fue Jesé, en su mejor momento de forma, quien estuvo en el equipo titular). Contra el Valladolid, en el primer encuentro de Liga en el que faltó Ronaldo, jugó Isco y el Madrid ganó con facilidad, 4-0. Frente al Villarreal, también en Liga, sin Ronaldo, quien jugó fue Illarra y el equipo volvió a vencer: 4-2. Después, a veces han coincidido los dos en el campo, porque ha habido otras bajas, como sucedió en San Sebastián. Pero en Valencia, y con Di María pletórico, sólo hay un sitio para uno de los dos españoles.

Ambos coincidieron en la Selección sub'21 campeona de Europa, ambos son dos de los centrocampistas con más futuro y ambos han pasado por varias fases en su primer año en el Real Madrid. Mientras Isco enseguida sedujo al Santiago Benabéu con su estilo con el balón pegado al pie, a Illarramendi le está costando bastante más, como si aún no se atreviera a dar el paso adelante que necesita, como si tuviera miedo de arriesgar. Cada uno es una manera de entender el fútbol y, según quien juegue, Carlo Ancelotti estará mandando un mensaje u otro al Barcelona.

Sucedió en Dortmund, donde tantas cosas pasaron. Para controlar el partido, el entrenador italiano apostó por Illarramendi, pero el desarrollo del duelo le quitó la razón. En la segunda mitad tuvo que salir Isco para que el Madrid avanzase un poco y aguantase más la pelota.

La duda persiste. El Barcelona quiere el dominio del balón y el Madrid tiene que decidir si se la pelea o le busca las espaldas. Si quiere aumentar su presencia en el centro del campo con Illarramendi para cortar las combinaciones del rival y echar un vistazo a los movimientos de Messi a su espalda; o si, en cambio, con la habilidad de Isco prefiere hacer daño a una defensa que amenaza con derrumbarse a la mínima. «Busquets puede jugar de central. Podemos estar tranquilos también con la cantera», dijo ayer Puyol. Pero son sólo palabras. Casi nadie está tranquilo en el Barcelona con su línea defensiva porque todos sus grandes centrales están lesionados. Ni Puyol ni Piqué van a llegar.

Isco puede crear un incendio en el rival o hacer un agujero en el centro del campo de su equipo. Una opción es que juegue de delantero, por delante de Di María, ya que éste ofrece más sudor. Ancelotti puede que lo tenga decidido, pero seguro que hasta el último minuto va a preguntar a Cristiano Ronaldo cómo se encuentra. «Cuando hablas de un jugador como Cristiano, tienes dependencia sí o sí, como el Barcelona de Messi o el Bayern de Múnich de Ribéry», explicó ayer Sanchís en una entrevista.

La final inesperada de Coentrao

Ni en sus mejores sueños a principio de temporada podía pensar Coentrao que iba a jugar la final de la Copa del Rey contra el Barcelona. Estuvo a punto de marcharse del Real Madrid en verano y pudo hacerlo en invierno. Era un jugador suplente, sin sitio en el equipo y puede que algo desconectado. Pero la baja de Marcelo le ha abierto un sitio y él ha respondido con seriedad. Mañana tiene la prueba definitiva en Mestalla. Alexis o Pedro, o quizá, incluso, Messi van a poner a prueba su fiabilidad defensiva.