Kaká se pone en venta

Kaká estaría dispuesto a rebajar su salario para fichar por el Milan
Kaká estaría dispuesto a rebajar su salario para fichar por el Milan

El Real Madrid está dispuesto a abrir la puerta a Kaká en el mercado invernal (finaliza el próximo día 31), pero quiere hacerlo dentro de una operación en la que pueda sacar algún beneficio económico. Amortizar el coste del jugador brasileño –67 millones de euros pagó el club blanco al Milan– es imposible, pero tampoco quieren que se vaya gratis. Y es que por Kaká están interesados el propio Milan, aunque en este caso es el jugador el que se ofrece para volver a Italia, y el Fluminense brasileño.

Kaká aprovechó los dos días libres que ha dado Mourinho a la plantilla para viajar a la ciudad italiana. Y allí cenó el miércoles con su amigo Robinho, con el que se fotografió. Declaró, además, que está dispuesto a regresar. «Si el Madrid y el Milan se ponen de acuerdo, estoy dispuesto a hacer un sacrificio». Y es que el principal problema, si el Real Madrid le diese la carta de libertad –decisión que no contemplan los dirigentes del club, pese a que Mourinho cada vez cuenta menos con el futbolista– es el alto salario que tiene el brasileño. Tiene alrededor de 11 millones de ficha y, lógicamente, el sacrificio tendría que ir encaminado a una rebaja sustancial de sus emolumentos. Porque Adriano Galliani, consejero delegado del club italiano y mano derecha de Berlusconi, no se esconde. «Kaká está imposible. Es un problema de salario. El suyo es demasiado elevado», asegura el ejecutivo milanista.

Mientras Kaká regresa a Madrid, desde Italia se afirma que el agente del jugador, Gaetano Paolillo, y su hermano Dario estuvieron en la sede del Milan, en donde coincidieron con el entrenador Allegri y el ex jugador Damiani, agente de futbolistas. Se habla de que también estuvo Mino Raiola, representante de Balotelli, una opción más barata que Kaká.

Desde Brasil se habla del Fluminense como destino. El club de Río le pagaría lo mismo que gana en el Real Madrid. El jugador, que sólo ha disputado doce partidos esta temporada, sabe que si no juega pierde el tren del Mundial 2014 y de ahí su deseo de irse, pero la pelota está en el tejado de Florentino Pérez.