Atlético de Madrid

El Atlético no juega amistosos

Un gol del centrocampista y un penalti detenido por el esloveno dieron el triunfo a un equipo rojiblanco que casi se asegura el segundo puesto

Koke Resurrección recibe la felicitación de Griezmann (i), tras marcar el primer gol en el partido. EFE/Emilio Naranjo
Koke Resurrección recibe la felicitación de Griezmann (i), tras marcar el primer gol en el partido. EFE/Emilio Naranjo

Simeone puso a todos los titulares contra el Getafe y su equipo ganó con un gol de Koke y un penalti parado por Oblak.

El Atlético vive partido a partido desde la llegada de Simeone, sin pensar más allá. Ni siquiera con una final de la Liga Europa al fondo. Quizá sea sólo una cuestión de necesidad -no tiene muchos más jugadores Simeone-, o que da más importancia de la necesaria a ser segundo al final del campeonato, pero el Cholo no se guardó nada. Incluso aguantó todo el partido Filipe Luis en la banda izquierda. La primera vez desde que se recuperó de su lesión.

El equipo empezaba por Oblak y terminaba en Diego Costa. Y entre medias estaban todos. Como Koke, pieza imprescindible para Simeone, que aprovechó la primera ocasión clara para marcar el único tanto del partido.

Parecía más necesitado el Atlético que el Getafe, al que le costaba llegar al área rojiblanca. Mientras Diego Costa desperdiciaba un mano a mano delante de Guaita, que aguantó sin vencerse hasta el disparo del internacional español, el equipo de Bordalás miraba desde lejos la portería de Oblak.

Con la UEFA como objetivo, el Getafe decidió subir la intensidad del partido. Juanfran sufrió una entrada de Fajr que le quitó la bota sin necesidad de agacharse. El lateral rojiblanco se retorció de dolor en el suelo, pero sin mayores consecuencias. Después fueron Gabi y Godín los que sufrieron el empuje de los jugadores de Bordalás, fieles a su estilo.

La única preocupación del Atlético era terminar entero el encuentro, pero no se dejó arrollar por el Getafe, al que con el fútbol le cuesta más que con la intensidad. El equipo le pone ganas, pero el balón no es su mejor amigo y Jorge Molina y Remy no tuvieron demasiadas oportunidades.

El Atlético, tampoco. Griezmann participó en el gol de Koke y poco más en el área. Diego Costa no pudo en el uno contra uno con el guardameta getafense y nada cambió con la entrada de Gameiro y Fernando Torres en la segunda mitad. Al “Niño” se le escapó un remate que podía haberse convertido en su último gol con la camiseta rojiblanca. O uno de los últimos, porque él prefiere guardarse algún tanto para los momentos más emotivos. Lo hizo con España en la final de la Eurocopa de 2008 y lo hizo con el Atlético en la despedida del Calderón, aunque no pudiera marcar el último.

El Atlético se conformó con el tanto de Koke para ganar, pero para demostrar que no estaba de paseo, Oblak se hizo fuerte en la portería. El árbitro llevó demasiado al límite el reglamento para sancionar con penalti un contacto entre Godín y Ángel que el delantero exageró. Lanzó Fayçal Fajr, fuerte, abajo y a un lado, pero apareció la mano del portero esloveno para desviar el disparo. Cuando atrapó la pelota después, recibió un golpe en la cabeza que no le impidió continuar.

No hubo más, pero el Atlético demostró que no desprecia la Liga aunque tenga un objetivo superior tan cerca como la final de la Liga Europa. Para el Atlético no hay amistosos.

· Ficha técnica:

0 - Getafe: Guaita; Damián Suárez, Djené, Bruno, Antunes; Portillo, Faycal Fajr, Flamini (Sergio Mora, m.59), Amath (Ángel, m.50); Jorge Molina y Remy (Pacheco, m.71).

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis; Saúl, Thomas, Gabi, Koke (Correa, m.68); Diego Costa (Fernando Torres, m.61) y Griezmann (Gameiro, m.61).

Goles: 0-1: M.8 Koke.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité castellano-manchego). Amonestó a Fajr (31), Flamini (54) y Portillo (91), del Getafe; y Godín (35) y Thomas (49), del Atlético. Expulsó a Javier Vidal, preparador físico del Getafe (43).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de la Liga Santander, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe (Madrid), ante 12.187 espectadores.