El momento de Odriozola

La lesión de Carvajal le abre las puertas del lateral derecho de la Selección. El año próximo pueden competir por un puesto en el Real Madrid.

Odriozola, el lateral de la Real Sociedad, en un entrenamiento con la Selección, con la que ha disputado dos partidos. El Mundial de Rusia será su primer gran campeonato como internacional
Odriozola, el lateral de la Real Sociedad, en un entrenamiento con la Selección, con la que ha disputado dos partidos. El Mundial de Rusia será su primer gran campeonato como internacional

La lesión de Carvajal le abre las puertas del lateral derecho de la Selección. El año próximo pueden competir por un puesto en el Real Madrid.

La jefa de prensa de la Selección pide que durante la comparecencia ante los medios las preguntas se centren en la Roja. A su lado, Álvaro Odriozola y Rodrigo no dejan de responder preguntas sobre su futuro. El lateral derecho parece uno de los objetivos del Real Madrid, donde sería compañero de Carvajal. De momento, sólo luchan por la titularidad en la Selección. Y eso es lo único que preocupa al futbolista de la Real. «Tengo 22 años, para mí es un sueño estar aquí y disputar un Mundial. Mi futuro es el entrenamiento de mañana y el próximo amistoso», confiesa.

Odriozola prefiere eludir las preguntas sobre su presunto fichaje por el Madrid. Tiene bastante con asimilar cómo le ha cambiado la vida en año y medio. Ha pasado de jugar en Segunda B a estar convocado para disputar un Mundial. «Ha sido una locura, pero una bendita locura», admite. ¿Cómo hace para no verse superado por la situación? «Teniendo los pies en el suelo, la cabeza bien amueblada, sabiendo de dónde vienes y teniendo un entorno privilegiado, como mi familia», asegura.

Su familia hace de contrapeso emocional para todo lo que supone llegar a la élite de repente. Y dentro de su familia es su madre su mayor fan. Se emocionó cuando lo vio debutar con la camiseta de España el pasado octubre contra Albania y para ella fue la primera llamada al acabar el encuentro. Volvió a emocionarse cuando supo que su hijo estaba entre los 23 elegidos para disputar la Copa del Mundo. «Con todas las veces que me ha llevado a Zubieta a entrenar cuando era pequeño, verme ahora en la élite es un sueño», dice. «Nos enteramos en el mismo momento. Nos reunimos en casa y fue una felicidad inmensa. Hay que vivirlo con tranquilidad y dar el cien por cien», asegura ahora.

La lesión de Carvajal puede convertirlo en el lateral derecho titular contra Portugal en el estreno de España. La pericarditis del madridista fue también la que animó a Lopetegui a convocarlo por primera vez. Entonces se mostró preparado y ahora asume estarlo también. «Me veo capacitado [para ser titular] y lo voy a demostrar. Que Dani esté aquí con nosotros es una buena noticia para todos y me alegro. Me toca trabajar para ponerle las cosas difíciles al míster», advierte. Lopetegui estuvo hablando con él sobre el campo en el entrenamiento del lunes, pero sabe que las palabras no sirven. «Charlamos sobre cuestiones tácticas del juego. Pero siento la confianza del entrenador y se la tengo que agradecer en el campo y en los entrenamientos dando el cien por cien. Sólo estar en la lista demuestra la confianza que tiene en mí», insiste. Eusebio fue el que le dio la oportunidad de hacerse importante en el equipo y mantuvo su fe en él mientras ocupó el banquillo realista, pero con la llegada de Imanol su presencia se hizo menos imprescindible. Todos los partidos de Liga que se ha perdido, seis, fueron con el nuevo técnico. Aun así, reconoce que el estilo de juego le ha facilitado la integración en el equipo. «El juego en la Selección y en la Real son similares: somos laterales con proyección ofensiva, de largo recorrido. Los extremos se meten para dentro, los interiores bajan a recibir y me ha venido muy bien para estar aquí», reconoce.

Pero el campo es sólo el reflejo de lo que sucede fuera. «Uno siempre se pregunta cuando va a la Selección cómo te tratarán. Es una maravilla. Todos ayudan y la convivencia es muy fácil. Hay buen ambiente», afirma. Un ambiente capaz de llevar a España hasta ganar el Mundial de nuevo: «Yo en una porra pondría a España campeona, pero eso ahora no sirve de nada. Hay que dar el cien por cien, trabajar cada día y aportar cada uno nuestro granito de arena».