Fútbol

Lukaku sí cree a Neymar

La estrella brasileña está protagonizando el Mundial por su fútbol y sus caídas. Unos le critican; pero otros, como el delantero belga, rival hoy, le apoyan.

Marcelo y Neymar, en el entrenamiento de Brasil
Marcelo y Neymar, en el entrenamiento de Brasil

La estrella brasileña está protagonizando el Mundial por su fútbol y sus caídas. Unos le critican; pero otros, como el delantero belga, rival hoy, le apoyan.

El Mundial es de Neymar. Sin Cristiano ni Messi y a la espera de Mbappé, el brasileño ocupa todos los focos: por lo que regatea, juega, marca o por lo que se cae. Según el canal de televisión suizo RTS ha pasado 14 minutos en el suelo en los cuatro partidos que ha disputado y la red se ha inundado de «memes» acerca de sus vueltas cuando le golpean. A algunos les parece exageración; para otros no es más que una reacción a lo mucho que le golpean. «No es un actor. Los rivales son más duros cuando se enfrentan a Neymar. Lo buscan mucho porque tiene cualidades que no son normales. Estoy seguro de que en el futuro será el mejor jugador del mundo», decía Lukaku, otro delantero que está dejando muy buenas maneras en este Mundial y que sabe lo que se sufre cuando hay que enfrentarse a los defensas. «Yo estoy feliz de jugar contra él una vez más», añadía. Quizá no lo esté tanto su compatriota Alderweireld, que será quien se mida con él por la banda derecha de la selección belga en el partido de esta noche.

Porque si Neymar empezó despacio, aún recuperándose de la lesión que sufrió con el PSG, ha cogido ya ritmo y es quien lidera a Brasil, la gran favorita de Rusia. Pueden pasarse los días que no hay partidos hablando acerca de sus caídas y de sus vueltas sobre la hierba, pero sería terrible que eso dejase en segundo plano lo importante. «Estoy muy contento de que juegue siempre al máximo; no sólo con balón y regateando, sino también ha participado muchísimo en acciones defensivas, en las transiciones, recuperando el balón, ocupando los espacios... Sólo hay que mirar las imágenes», respondía Tite, el seleccionador brasileño cuando le preguntaron por las caídas constantes.

Se cae porque le pegan. 23 faltas ha sufrido Neymar, por encima de las 15 de Messi o de las 14 de Ronaldo, que fueron eliminados antes que él. Neymar no rehuye una jugada, va a todas y siempre desafía a su defensor, le haya pegado antes o no. Si hay que jugarse el pellejo, allá va el futbolista brasileño, que sabe que va a tener pocas oportunidades como ésta de dejar su huella en un torneo y dar pasos de gigante para ser considerado el mejor futbolista del planeta en 2018 «Hizo un gran esfuerzo por estar aquí, mejoró más rápido de lo pensado y su evolución está siendo muy buena. Es un futbolista de primer nivel», explicaba ayer Tite, uno de los principales aliados del delantero, ahora que lo tiene de su lado. Cuando alguna vez se enfrentó a él, no fue tan generoso.

Porque Neymar es de esos futbolistas que es mejor tenerlos en tu equipo. Por lo que te produce y por el daño que provoca en el rival. Les saca de quicio su manera de caerse, pero también su habilidad para resolver los partidos. «Tenemos que intentar que el papel de Neymar sea el mínimo posible. A lo mejor con él se ha creado un problema donde no lo hay», explicaba el español Roberto Martínez, seleccionador belga.