Unidos contra el exterior

Muchos jugadores de la Selección se sienten molestos por las críticas y se defienden para proteger al grupo.

Los jugadores de la Selección escuchan la charla de Fernando Hierro en la sesión preparatoria de ayer
Los jugadores de la Selección escuchan la charla de Fernando Hierro en la sesión preparatoria de ayer

Muchos jugadores de la Selección se sienten molestos por las críticas y se defienden para proteger al grupo.

«Hemos recibido más críticas de la cuenta. Llevamos dos años sin perder y hemos sido primeros de grupo. Podíamos haber dado un poco más, nadie dice que no, pero si desde nuestro país se nos cuestiona tanto, no nos hace bien», se lamentaba ayer Carvajal. La Selección no termina de funcionar, ha ido de más a menos desde el gran debut contra Portugal, aunque no se pasara del empate. Después, contra Irán y contra Marruecos, el juego se atascó y la Roja mostró una debilidad defensiva preocupante. Son varios los internacionales que lo han reconocido, pero se unen contra la crítica del exterior. «Hay que hacer autocrítica de la fase de grupos que hemos tenido, con momentos brillantes y otros no tan fuertes. Hay que mejorarlos y competir al máximo. Hay que dar un paso más para ganar el Mundial», reconocía Thiago tras el empate ante Marruecos. «Tenemos que ponernos las pilas. Otra vez hemos salido al campo dubitativos. No nos puede seguir pasando porque a partir de ahora empiezan los partidos a vida o muerte», admitía Isco.

El seleccionador, Fernando Hierro, no era más generoso con el juego de España. «El objetivo de esta fase era quedar primeros de grupo. Conseguido. Ahora tenemos que ser exigentes con nosotros mismos, saber que si encajamos con tanta facilidad no se puede conseguir el objetivo que venimos persiguiendo desde el primer día», aseguraba. «Tenemos margen de mejora y tenemos que hacer las autocríticas necesarias», agregaba. «Estamos capacitados para dar un salto más, que es lo que nos requerirá el próximo partido», admitía Iniesta, uno de los más cuestionados junto a Silva y De Gea. «Soy consciente de que hay cosas que se pueden mejorar, como siempre, pero palpo un pesimismo excesivo», se quejaba ayer en una entrevista en Radio Marca. «Sabemos que las sensaciones no son las que desearíamos, pero se ha comprobado que todo cuesta muchísimo y pese a que tenemos una súper selección, es muy difícil. Los primeros críticos somos los jugadores».

El grupo se cierra y se defiende contra el enemigo exterior. Y todos arropan a los veteranos. «De Iniesta sobran las palabras. Es nuestro jugador estrella, uno de los comandantes de nuestra Selección y no hay que ponerlo en duda», aseguraba Carvajal. Y algo parecido decía para referirse a Silva: «Se está cuestionando el juego de la Selección y muchos jugadores quedan señalados. David es un jugador que puede marcar la diferencia en este Mundial y espero que empiece este domingo».

Asensio también defendía hace unos días a Iniesta. «Jugar con Andrés es cada día aprender algo nuevo. Es uno de los mejores jugadores de la historia de España y del fútbol en general. Es una suerte que pueda estar con nosotros, que nos pueda seguir dando el fútbol que lleva dentro y seguir ayudando en su último Mundial. Esperamos que se pueda ir de la mejor manera», decía. El madridista es uno de los más jóvenes, pero es consciente de la importancia de los veteranos. «De Gea no pudo hacer mucho más en los goles [contra Marruecos]. Es normal que se le exija tanto al portero de la Selección, pero él está más que preparado y estoy seguro de que veremos el nivel que lleva mostrando durante toda la temporada en lo que queda de Mundial», afirmaba.

También se quejaba de las críticas: «Hemos quedado primeros y parece que hemos quedado segundos o hemos sido eliminados». Pero confía en el grupo. «Este equipo tiene mucho compromiso, hemos pasado por momentos complicados y estamos todos unidos, y en cuanto corrijamos esas pequeñas cosas podemos hacer un gran Mundial». Aunque admitía que España puede dar un paso más. «Sabemos que [contra Marruecos] no hicimos algunas cosas bien y tenemos que ser autocríticos para mejorar los fallos». Rusia será la prueba el domingo.