Deportes

Otra cuenta atrás para Keylor

Courtois va a ser el portero titular del Madrid y Navas tiene que decidir si se queda como suplente o si se busca otro equipo. Tiene hasta finales de agosto, cuando se cierra el mercado de verano

Keylor Navas, con el balón en el partido del Madrid del pasado domingo / Efe
Keylor Navas, con el balón en el partido del Madrid del pasado domingo / Efe

Courtois va a ser el portero titular del Madrid y Navas tiene que decidir si se queda como suplente o si se busca otro equipo. Tiene hasta finales de agosto, cuando se cierra el mercado de verano.

Courtois es el gran fichaje del Real Madrid esta temporada. El mejor portero del Mundial, con una probada trayectoria en equipos de élite y que, por 35 millones, en las cifras que se mueve el mercado, era una ganga imposible de renunciar. Los dos primeros encuentros de la temporada, contra el Atlético y el domingo contra el Getafe, los ha visto el belga desde fuera. El primero desde la grada y el segundo, desde el banquillo porque Lopetegui, como está haciendo con Modric, a los jugadores que llegaron lejos en el Mundial, les está incorporando poco a poco al equipo. Luka por una cuestión física; Courtois para que se acople a sus compañeros. Pero el tercer partido de la temporada es este domingo contra el Girona y ya podría ser el día de su estreno. Nadie imagina que se fiche a un guardameta de la calidad de Courtois para que ocupe el banquillo.

Hasta Keylor Navas lo empieza a tener claro. Aunque Julen Lopetegui no da pistas de manera pública, todo indica que el belga va a acabar ganando la partida al de Costa Rica y que no va a haber una rotación de porteros, como ya se vivió con Diego López y Casillas y que tanto enturbió el ambiente del equipo. Esa rotación provoca que durante toda la temporada se esté hablando del tema y recalcando los errores o aciertos de cada uno para opinar si es conveniente cambiar de guardameta. Lo más sencillo, y puede que lo mejor para evitar polémicas, es que haya un portero titular y uno suplente de manera fija y así hasta que acabe la campaña.

En el Real Madrid esperan que Navas decida qué quiere hacer con su futuro. Al comienzo de la pretemporada estaba decidido a quedarse y pelear, como ha hecho siempre, pero ahora eso no está tan claro. El mercado se cierra al final de agosto, antes de que se dispute la tercera jornada de Liga, y en este tiempo, Keylor tiene que decidir si, como parece, va a asumir la suplencia o se busca un futuro, cada vez más complicado por el cierre de los mercados en Inglaterra y en Italia.

El Manchester City se ha interesado por él, tras la lesión de larga duración del Claudio Bravo, pero para poder fichar fuera del tiempo estipulado necesita la autorización de la «Premier» y hacer una oferta que satisfaga al conjunto blanco. Porque el Madrid estaría dispuesto a vender a su futbolista, pero no a cualquier precio.

Por eso nunca hay que dar por «muerto» a Keylor: es un experto en resistencia y en el Madrid ha demostrado que sobrevive a casi cualquier circunstancia, por suerte, por su talento o por el apoyo del entrenador. Por el fax, por la defensa que de él hizo en enero Zidane y por su papel principal en las conquistas de la Champions, se ha convertido en el portero titular del Madrid durante las últimas tres temporadas. Su primer año fue suplente de Casillas y la llegada de Courtois parece un muro ya imposible de superar.

En el club esperan a que el guardameta de Costa Rica se decida para empezar a aligerar la portería. Con la temporada ya empezada hay overbooking en el vestuario de Lopetegui. Courtois y Keylor Navas son los principales y los que van a luchar por un puesto en el once titular, luego hay que ver qué se hace con Kiko Casilla, Lunin y Luca Zidane. Los dos primeros tiene ofertas para irse o ser traspasados, mientras que el tercero podría quedarse como tercer guardameta del equipo.

Lunin, con 19 años, ha sido fichado como proyecto de futuro y se quiere que juegue, que se pruebe en Primera para que vaya confirmando lo que ya se ha visto durante la pretemporada. Varios equipos han preguntado por él, por ejemplo el Valladolid (que también quiere a Raúl de Tomás) y el Leganés, que parecía ayer su destino. Casilla, mientras, está a la espera de que Keylor Navas tome una decisión. Si se queda, Kiko se marchará; pero si Keylor decide que ha llegado el momento de irse, entonces, Casilla seguirá siendo el segundo portero.