FC Barcelona

PSG-Barça: El otro clásico de Messi

Leo ha marcado 25 goles en 21 duelos a equipos diridos por Unai Emery y el Barça se ha cruzado varias veces en el camino del PSG del jeque. Hoy repiten en la ida de octavos

Messi, sonriente en el entrenamiento de ayer en el Parque de los Príncipes
Messi, sonriente en el entrenamiento de ayer en el Parque de los Príncipes

Leo ha marcado 25 goles en 21 duelos a equipos diridos por Unai Emery y el Barça se ha cruzado varias veces en el camino del PSG del jeque. Hoy repiten en la ida de octavos

«Nos vemos pronto», escribía Leo Messi en las redes sociales el pasado diciembre, después de conocerse que el PSG sería el rival del Barcelona en los octavos de la Liga de Campeones. Lo acompañaba con una foto de la Torre Eiffel. Vuelve Leo a París contra un conocido rival y contra un conocido entrenador. Son muchas las veces que, por separado, el conjunto francés y Unai Emery se han enfrentado al Barça de Messi, que casi siempre salió victorioso. Esta vez van a intentarlo juntos. «Trabajo sobre los momentos, en escribir nuevos partidos y nuevas ilusiones. Cada oportunidad es un tesoro», asegura el preparador vasco. Es decir, que espera cambiar la historia. Un partido de 23 ha conseguido ganar Emery al conjunto azulgrana, justo uno de los dos en los que Messi no estuvo en el campo. Incluso ha utilizado su nombre este curso para reprender a uno de sus hombres: «¡No eres Messi!», le dijo en un entrenamiento al polémico Ben Arfa, según desveló «L’Equipe». El «10» del Barça ha marcado 25 goles en 21 enfrentamientos con Emery, tanto cuando éste dirigía al Almería (1), al Valencia (9) y al Sevilla (11), en España, como al Spartak de Moscú (4), en Rusia. Entrenador muy táctico y que siempre busca soluciones, el año pasado, tras encajar tres goles de la «Pulga» de falta, se llegó a plantear quitar las barreras de los lanzamientos directos para que el portero tuviera más visibilidad. En la final de Copa no marcó Leo de falta; de hecho, no marcó, pero fue decisivo con sus asistencias. Era en la segunda prórroga que logró forzar Emery ante el Barça (la otra, en la Supercopa de Europa). Estuvo cerca Unai de lo que busca hoy con un súper equipo como el PSG. «Hay jugadores que en el pasado han hecho cosas excepcionales y querrán repetirlas. Nosotros tenemos que tratar de evitarlo y sacar las nuestras», explica. «No nos sentimos inferiores a nadie», continúa el entrenador vasco.

Vencer y reducir al Barça de Messi es el mayor reto para Emery, pero también el conjunto parisino tiene su historia particular. Desde que fue adquirido por el jeque Hamad Al-Thani, el PSG ha invertido 703 millones en jugadores, según los datos de la web especializada «transfermarkt». El más caro fue Cavani (64,5 millones), pero muy cerca estuvo Di María (63), y el último ha sido el alemán Draxler (40), que ha aterrizado de pie en el cuadro dirigido por Unai Emery. Draxler llegó en el mercado de invierno y en ocho partidos ha marcado cuatro goles. Actuará por el costado izquierdo, una de las zonas más endebles del Barça. Tras la lesión de Aleix Vidal, el único lateral derecho que tiene Luis Enrique es Sergi Roberto, un futbolista muy dotado para el ataque, pero que sufre en defensa. La cuestión estará en saber quién corre detrás de quién. En realidad, ésa será la clave en todas las parcelas del campo. «Vamos a tener que presionarlos bien para quitarles la pelota, pero si salen de la presión nos pueden hacer más daño porque con Unai están mejor estructurados por delante», adelantó Luis Enrique. Draxler, procedente del Wolfsburgo, ya fue una tortura para el Real Madrid el curso pasado, hasta que se lesionó en el Santiago Bernabéu.

Con toda esta inversión busca el PSG la gloria en Europa, donde de momento los cuartos son su límite. Allí les cerró el camino el año pasado el City, y en la temporada 2013/14, el Chelsea. Otras dos veces ha sido el Barcelona su verdugo. Con Ancelotti en el banquillo (2012/13), perdió por la diferencia de goles (2-2 en la ida, 1-1 en el Camp Nou) en una eliminatoria en la que tuvo que salir Messi cojo para intimidar y hacer la jugada que concluyó con el gol decisivo de Pedro. Hace dos cursos fueron Suárez y Neymar los ejecutores (1-3 en la ida y 2-0 en la vuelta). En medio también ha habido un enfrentamiento en la liguilla, donde se produjo la única victoria de los parisinos (3-2), pese a que Messi firmó un partidazo en el Parque de los Príncipes. «Tenemos buen recuerdo de aquí, pero nunca nos han dado facilidades ni nos hemos encontrado a un rival dócil», piensa Luis Enrique. El pasado pesa, pero no es decisivo. Como dice Emery, hoy es otra historia, otra oportunidad, y el PSG está en su mejor momento.

El perfil / Unai Emery

El hombre que casi nunca puede con el Barça

No se le da bien el Barça a Unai Emery, quien sólo ha ganado uno de los 23 partidos que lo han medido a los culés. Al frente de Almería, Valencia, Spartak de Moscú y Sevilla, cosechó seis empates y dieciséis derrotas contra el Barcelona, al que al fin se impuso en 2015, cuando los goles de Krohn-Dehli e Iborra superaron al marcado por Neymar en el Pizjuán. La pasada temporada, el conjunto de Luis Enrique superó tres veces a los sevillistas, si bien Emery le dificultó la tarea, ya que hubo de remontar (2-1) en partido de Liga del Camp Nou y lo llevó a sendas prórrogas en las finales de la Supercopa de Europa (5-4) y la Copa (2-0). En Liga de Campeones, el único precedente data de la fase de grupos de la temporada 2012-13, cuando el Spartak quedó eliminado tras perder los dos duelos (3-2 y 0-3). Sólo una eliminatoria que ha enfrentado a un equipo de Emery con el Barcelona: los octavos de la Copa 2011-12, cuando los catalanes apearon al Valencia tras empatar (1-1) en Mestalla y resolver (2-0) en la vuelta.

Por Lucas Haurie