Fútbol

Bale quiere Liga hasta el final

El Madrid, liderado por el galés, se sobrepone a su mal comienzo, remonta un 2-0 y sigue en la pelea por el título. Benzema, lesionado

El centrocampista del Real Madrid Gareth Bale remata a gol, tercero para su equipo
El centrocampista del Real Madrid Gareth Bale remata a gol, tercero para su equipo

El Madrid, liderado por el galés, se sobrepone a su mal comienzo, remonta un 2-0 y sigue en la pelea por el título. Benzema, lesionado

«A las aaarmas, a las aaarmas/somos de Vallecas/y vamos a ganar». Así rugía el estadio del Rayo en una tarde de perros mientras Bebé se marchaba de un atolondrado Danilo para regalar a Embarba el primer gol del Rayo. Miles de paraguas empezaron a botar al ritmo de los aficionados que los sujetaban. Otros, ni los usaban e iban en manga corta. En ese campo el frío no existe, aunque lo haga. A los pocos minutos la escena se repitió, pero esta vez en el saque de un córner que se le quedó a Miku perfecto para que sólo tuviera que remachar la pelota. En quince minutos, el Madrid estaba en un apuro gordo, despidiéndose de la Liga en la que no pensaba no hace tanto, pero que con los pinchazos del Barcelona volvió a convertirse en un objetivo. Y fue Bale el que demostró que piensan apretar hasta el final, que los dos rivales que tienen por delante no tendrán que fallar si quieren ser campeones. El galés lideró la remontada el día que Cristiano no estaba, quizá cuando más responsabilidad debía asumir. Lo hizo, y con ello se reforzó para el duelo del martes ante el City.

Se plantó el equipo de Zidane con muchas novedades. Sin CR, por precaución, y con algún cambio más en su once titular como Kovacic. No suele ser cómodo ese campo para el Real Madrid, y ayer menos, pero al final suele apañárselas para ganar. El día no invitaba a jugar al fútbol, con esa lluvia fina que parece que no moja, pero te empapa y que siempre parece caer de cara. Hace falta arremangarse y saber que va a ser un partido de pelea. El despiste del Madrid en el comienzo fue tremendo. Cuando se quiso dar cuenta se vio con dos goles en contra y con un público que apretaba. Había mucho tiempo por delante, lo que podía ir a su favor. Más de 20 minutos tardó en asentarse el conjunto de Zidane. Todo ese rato necesitó para convertir la pelota en suya, lo que en un principio tampoco resultó determinante. Con la defensa local adelantada, los balones largos eran todos para el portero Juan Carlos o terminaban en fuera de juego de los atacantes blancos. En cambio, cada pérdida daba lugar a una contra peligrosa, lanzada casi siempre por Trashorras. Mandaba el Madrid, pero no tenía sensación de control. De hecho, fue Navas quien tuvo que hacer una parada a tiro lejano de Bebé. Pero el Madrid es un equipo con jugadores demasiado buenos. Amagó Benzema con una chilena y golpeó Bale en un cabezazo perfecto a la salida de un córner. Todo académico: toque con la frente, giro de cuello y golazo. Entró más en juego el galés desde ese momento, también algo Isco y Marcelo, y los últimos minutos el Madrid sí logró empotrar al Rayo atrás. El descanso fue un alivio para los locales. El Madrid, más ajustado, veía que podía dar la vuelta al 2-1. Justo antes del parón, Benzema tuvo que retirarse lesionado.

Salió el sol en la segunda parte. Entró más en juego Isco y Bale siguió en línea ascendente. No se escondió el galés. Fue el mejor, un líder, un peligro constante por su velocidad, pero también por su calidad y por su lucha. Dejó detalles de buen futbolista, dejadas al primer toque, pases... Aunque el empate no lo marcara él. Todo el Madrid se estaba resarciendo del mal comienzo, hasta Danilo, que penetró por la derecha para poner un centro que Lucas Vázquez coló por la escuadra, también de cabeza. El canterano fue el sustituto de Benzema y volvió a rendir. Es bullicioso y eficaz.

Le quedaban muchos minutos al Madrid y parecía que lo más difícil ya lo había hecho. Tras el segundo tanto casi llega el tercero en una pérdida instantánea en el medio o en una colada de Jesé, favorecido por la prolongación por alto de Bale. También el británico centró desde la derecha y Lucas Vázquez se quedó con el molde. Ya ganaban la espalda los madridistas a los rayistas, algo que en la primera parte había sido imposible. No se cortó el Rayo tampoco en salir a la carrera, una vez que Trashorras se tomó un descanso. Hizo un partidazo mientras tuvo oxígeno. Se movía el choque entre la calidad del Madrid, ya con Modric para dar todavía más sentido a los pases filtrados, y las carreras del Rayo.

Encalló el Madrid tras perdonar el tercero y el tiempo comenzaba a ir en contra cuando Embarba se equivocó en un pase. Un error fatal, más cuando el receptor fue Bale. No hubo quien siguiera a Gareth antes de que solventara el mano a mano con Juan Carlos para decir que el Madrid sigue en la pelea por la Liga.

- Ficha técnica:

2 - Rayo Vallecano: Juan Carlos; Quini, Crespo, Amaya, Tito (Rat, m.77); Embarba, Trashorras, Jozabed (Iturra, m.53), Bebé; Pablo Hernández (Javi Guerra, m.53); y Miku.

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Varane, Marcelo; Kovacic (James, m.77), Kroos, Isco; Bale, Jesé (Modric, m.62) y Benzema (Lucas Vázquez, m.42).

Goles: 1-0, M.7: Embarba; 2-0, M.13: Miku; 2-1, M.35: Bale; 2-2, M.51: Lucas Vázquez; 2-3, M.80: Bale.

Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández (C.Las Palmas). Amonestó a Jozabed (m.53), Crespo (62), Iturra (66), Trashorras (72), Amaya (75) y Rat (82), del Rayo; y a Kovacic (65), del Real Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio de Vallecas (Madrid), ante 13.314 espectadores.

Efe